jueves, 24 de marzo de 2016

La ´cruz´ de la participación

LPDLP. Lourdes Villacastín

Mantener las tradiciones y fomentar la participación ciudadana. Son las dos razones que alegan los que están a favor de que los vecinos de Tamaraceite sigan representando en la vía pública la Pasión de Cristo, después de que la Concejalía de Distrito decidiese no apoyarla por no ser de interés general.

La decisión de la Concejalía del Distrito de no apoyar económicamente este año la Pasión de Cristo en Tamaraceite por no ser de interés general y por ser visualmente violenta no ha pasado desapercibida. Tanto la oposición en el Ayuntamiento como la Unión de Hermandades coinciden en señalar en que dicha postura, que ha impedido al colectivo Cuenta Conmigo Animación asumir el coste de la celebración de este auto religioso en el que intervenían más de cien vecinos y, por tanto, la celebración del mismo este Viernes Santo, va contra el fomento de la participación ciudadana y la recuperación de las tradiciones.
Los lectores tampoco está de acuerdo en su mayoría con la decisión que ha tomado la concejala Mercedes Sanz Dorta, según una encuesta en la edición digital de LA PROVINCIA de ayer. Un 61% de los cerca de 400 lectores que votaron estaba en contra de la decisión de la edil, mientras que un 37% se manifestaba a favor.
La escenificación de la Pasión de Cristo no algo nuevo. En los años 80 ya se celebraba, aunque fue recuperada en 2012 por un grupo de estudiantes. Desde el primer momento fue apoyada por la concejalía, entonces en manos del Partido Popular.
El presidente de la Unión de Hermandades, Cofradías y Patronazgos de Gran Canaria, Guillermo Mariscal, indicó ayer que es bueno conservar las tradiciones y fomentarlas, más si cabe cuando van en beneficio de la colectividad como es en este caso en el que participan más de cien vecinos del barrio y de otros distritos interpretando diversos personajes que narran los últimos días de Cristo en la Tierra.
"Choca y extraña que esa demostración popular de buenas a primera no esté autorizado", dijo, aunque no quiso entrar en la polémica sobre si el contenido religioso hubiera pesado en la decisión final o sobre si el barrio tiene otras necesidades culturales. "Para ella no tendrá interés pero para otras personas sí", subrayó e indicó que la Semana Santa no está reñida con la cultura.
Lo que si dejo claro el presidente de la Unión es que al tratarse de la escenificación de un pasaje de los Evangelios debería de estar asesorada por algún sacerdote como ocurre con el Auto de Pasión de Agüimes puesto que no deja de ser una "catequesis espiritual" en toda regla.
El sacerdote de la parroquia de San Antonio Abad, Jorge Martín de la Coba, perteneciente al distrito de Tamaraceite no quiso ayer pronunciarse sobre el tema al desconocer los motivos reales de la suspensión ya que se trataba de una cuestión entre la concejalía y el colectivo. Y aclaró que la parroquia no había encontrado ninguna dificultad para los permisos procesionales.
Sectarismo
La oposición en el Ayuntamiento de la capital, por su parte, se manifestó en contra de la decisión de la edil Mercedes Sanz, representante de Las Palmas Puede. El concejal popular, Juan José Cardona, indicó que "una cosa es predicar y otra dar ejemplo" en referencia a que el Tripartito habla de participación ciudadana y no deja que una acción vecinal, "que lleva arraigada desde hace años en el distrito", la cercenen. "No quiero creer que sea por cuestiones de carácter religioso porque si es así, el sectarismo de los miembros de este gobierno sentaría un hecho sin precedentes en nuestra ciudad", dijo el exalcalde.
David Suárez, el edil de Unidos por Gran Canaria, argumentó que la suspensión de la Pasión de Cristo "se carga" literalmente la participación ciudadana ya que muchos actos y acciones culturales como ésta fomentan el que los vecinos se impliquen más en el barrio y cuestionó que los gastos de megafonía, iluminación y plan de emergencias fuera la causa última de esta decisión. "Curiosamente su compañera Lourdes Armas si que ayuda a los colectivos en estas cuestiones".
La vocal del distrito de Unidos, Yasmina Pereira, explicó que la tradición ya se llevó a cabo con gobiernos del PSOE y criticó que Hidalgo "mirase para otro lado". "Si Mercedes Sanz quiere quitar estos eventos culturales por su contenido violento, pues quizás deba plantearse la señora Galván, como responsable de Cultura, si peligran otros eventos que se desarrollan en la agenda cultural municipal y que no son acordes al criterio de Podemos", puntualizó.
La a representante de Ciudadanos, Beatriz Correas, afirmó que entendía que el Ayuntamiento "no subvencionase temas religiosos a nadie", pero que la Pasión de Cristo de Tamaraceite hay que verla más desde el punto de vista de la participación ciudadana. "Hablan de participación ciudadana pero nunca terminan de darla prioridad", señaló la concejala y rechazó que solo tuviera interés para los cristianos cuando congrega a tanta gente.

1 comentario:

De tamaraceite dijo...

Mira como mi comentario no lo pone, pues sabe que tengo razon