lunes, 27 de junio de 2016

El cargo equivocado

Por Luis C. García Correa
Quien ordena, manda e impone por el cargo, ya está equivocado.
El cargo democrático responsabiliza, da autoridad, y legitimidad para gobernar, pero nunca para imponer.
Jamás se puede imponer donde hay libertad.
Nadie tiene autoridad para imponer.
¡Esto se hace porque lo digo yo! Anatema y condena. Aunque se diga con otras palabras.
Quien actúa dictatorialmente, teniendo autoridad, vive el cargo equivocado.
Un ejemplo evidente y frecuente en los pueblos dominados es que las autoridades políticas actúan como dictadores y algunos sin escrúpulos.
La autoridad en el cargo necesita de la educación en valores, en especial  del respeto, de la humildad, y de la honestidad.
El cargo no hace al que lo tiene. El que lo tiene si hace el cargo.
Quien tiene un cargo debe ser por delegación y no por imposición.
La imposición y el ordeno y mando, desvirtúa la autoridad convirtiéndola en dictador sin autoridad, solo poder sin merecer.
Tener el cargo equivocado y reconocerlo y cambiar, es de sabios, merecedores del mayor premio.
Tener el cargo equivocado y agarrase y no soltarlo es de ignorantes, pedantes, amargados e insolventes camino del desprecio por no hacer aprecio.
El cargo equivocado lo tiene quien actúa por imposición y no por delegación.
Quien tiene el cargo equivocado, está equivocado.

No hay comentarios: