lunes, 22 de agosto de 2016

A los amigos


Por Luis C. García Correa
Escribo estas letras para expresar, la emoción, alegría, y agradecimiento por todo el cariño y amistad que he recibido. Amigos en Facebook y otros por el teléfono, con ocasión de mis 86 cumpleaños.
Estoy oyendo el concierto número 2 op.18 de Rajmáninov y al piano la gran Anna Fedorova, que serena mis sentimientos que tratan de ahogar mi respiración por la emoción de tanto cariño recibido.
Hace muchos años fundamenté mi vida en: Padre Dios, familia, amigos y la comunidad. A ello he tratado de dedicar mi vida, lo que me ha permitido vivir el amor del ser humano, la felicidad y la libertad.
No hay amor ni amistad sin valores, sin honestidad, y sin el amor a los demás. Y los creyentes colocamos en primer lugar el amor a Padre Dios.
Hoy he vivido, leído, y sentido plenamente a esos cuatro pilares de mi vida.
No dejen nunca de ser como son y lo que son: formidables y amigos.
La felicidad se tiene cuando se comparte.
En el ocaso, en el atardecer de mi existencia estoy viviendo, con intensidad, la felicidad. Jamás pensé que ello llegaría con tanta claridad. Y me ha llegado por ustedes, mis amigos.
La muerte, esa ya cercana amiga, la voy a esperar con el corazón henchido de felicidad, y desde hoy incrementaré mis oraciones por todos ustedes, para que nunca dejen de repartir amor y amistad, dándonos la felicidad.
Gracias y un fortísimo abrazo cargado de todo lo que estoy sintiendo, y que se prolongue en el tiempo y no acabe nunca más.
Que Padre Dios les bendiga, a sus familias, amigos, vecinos y al mundo entero.
Gracias mis amigos, amigos de los amigos.
Gracias, amigos.

No hay comentarios: