miércoles, 23 de noviembre de 2016

Punto de No Retorno

Por Luis C. García Correa
¿Ya hemos llegado al punto de no retorno en la destrucción de nuestro hábitat natural? Es uno de los hechos de mayor irracionalidad de la humanidad porque puede ser irreversible.
¡No quiero creer que aún no estemos a tiempo de poder seguir teniendo un hábitat natural!
Siempre se puede estar a tiempo de arrepentirse, enmendarse y corregir los errores y pecados que hayamos cometido.
También es irracional no arrepentirse y no corregir.
Somos la única especie terrena capaz de hacer el bien o hacer el mal por la libertad que tenemos.
¿CÓMO HACER COMPRENDER QUE TENEMOS QUE COMENZAR YA, PERO YA, A ELIMINAR TODO AQUELLO QUE ALTERE, CONTAMINE O DESTRUYA NUESTRO HÁBITAT NATURAL?
Usted, yo, el vecino, el amigo, el familiar, toda la humanidad es responsable, por activa o por pasiva, del desastre que le estamos dejando a nuestros hijos y nietos, y puede que el desastre incluso nos llegue a nosotros. Se nos aproxima.
Quienes recibirán el perdón son quienes comenzaron o comienzan ahora a no contaminar ni destruir el hábitat natural, y serán llamados honestos eternamente.
Nadie tiene la menor disculpa de no contribuir. Todos estamos obligados a proteger lo que es de todos, y todos necesitamos.
Que los habitatistas seamos consecuentes y nuestro comportamiento sea ejemplo para salvar el momento crítico que vivimos.
Pero en caso contrario estemos contribuyendo a alcanzar ese punto de no retorno: lo habremos hecho si no actuamos ya, sobre la marcha. No mañana, hay que empezar hoy y ahora.
Quien no actúe y no participe honestamente sobre la marcha, y no comience a actuar protegiendo el hábitat natural, es y será responsable del daño causado.
Llegar al punto de no retorno será tan grave y de tanta responsabilidad suya y mía, que no sé cuál será la pena que mereceremos. Será tremendo.
¿Qué está haciendo ya? ¿A qué espera? ¿A dónde irá? ¿A dónde iremos? Quienes lo vivan lo juzgarán.
Aún estamos a tiempo.
No se puede esperar.

No hay comentarios: