viernes, 2 de diciembre de 2016

¿Quién o quiénes son los culpables? La culpabilidad

Por Luis C. García Correa y Gómez
¿Quién no se siente culpable de algún mal personal, familiar, social…?
Quien se sienta culpable y se arrepiente, sinceramente, por su honesta educación en valores éticos o religiosos, va camino de la santidad.
Quien no se siente culpable de nada denota una clara mala educación, no tener valores morales o éticos, y vivir de espaldas a su propia realidad.
La responsabilidad es cimiento de la bondad y de la realidad, y con la responsabilidad, y por la bondad, nos damos cuenta de lo que somos culpables.
Leo, con mucha frecuencia, denunciar injusticias reales. Hay quien grita con energía, pero… ¿con qué coopera, directamente, en la solución al problema que denuncia?
Denunciar sin hacer nada para solucionar el problema no sirve de nada, es egolatría, es creerse mejor que los demás: los demás son los malos y yo el bueno.
Denunciar y no hacer nada es lo fácil y sencillo, pero sin brillo.
Repito, y lo haré hasta la saciedad ¿Con qué tanto por ciento de nuestros ingresos cooperamos para paliar la pobreza y las necesidades de los demás?
¿Qué hace, qué hacemos, para cooperar al bien de los demás?
Es importante quejarse, manifestarse y repudiar el mal de los demás, pero si todo ello no va acompañado de hechos, se queda en el lamento que se desvanece y desaparece como el viento.
¿Quién o quiénes son los culpables? Todos, todos nosotros, somos los culpables porque el bien, como el mal, es algo solidario y ¿somos solidarios?
No quisiera ser pesimista, ni derrotista: no es mi intención.
Mi intención es ayudar e informar en la medida de mis posibilidades, y por ello me planteo esta pregunta ¿qué culpa tengo en lo que me rodea?
La información debe ser el medio por el que nos demos cuenta de lo mal hecho, para pedir perdón.
¿Quién o quiénes son o somos los culpables del mal que nos circunda?

No hay comentarios: