lunes, 27 de marzo de 2017

Faltar a la libertad

Por Luis C. García Correa
A continuación expongo mis creencias y lo que he tratado y trato de vivir en relación a la libertad.
Faltar a la libertad es una de las mayores agresiones a la humanidad, al medio ambiente y a todo lo que tiene vida.
La libertad es la mayor de las responsabilidades de nuestra especie humana.
Ofender es faltar a la libertad. Lo haga quien lo haga.
Nadie tiene ningún derecho a ofender.
Quien ofende falta al respeto y por ello falta a la libertad.
La libertad es la facultad de elegir entre el bien y el mal.
La libertad nos hace los seres más grande de la creación. Somos los únicos que tenemos libertad, y por ello al ser libres y vivir con libertad crecemos tanto que nos ponemos en camino de la santidad.
Santo es el ser humano que vive en plenitud la libertad: vive de acuerdo a ella, y nos bendice dándonos su ejemplo y deseándonos la libertad.
Faltar a la libertad es un pecado de lesa humanidad.
El daño que producimos al faltar la libertad puede ser tan grande que se llega hasta matar.
Hay muchas formas de matar, el cuerpo y el alma, y todas ellas son faltas contra la libertad.
Faltar a la libertad es una forma alevosa de perjudicar y de matar.
Anatema a quien falta, con conciencia, a la libertad: es reo de condena al aislamiento de la comunidad.
Faltar a la libertad, con clara conciencia de ello, es un daño que se extiende más allá de lo que vemos y comprendemos.
La libertad es un comportamiento basado en el respeto, la honestidad y la fidelidad a todo lo creado.
Faltar a la libertad reduce nuestros valores: los empequeñece porque dejamos de ser honestos y nos convertimos en deshonestos.
La deshonestidad es el cimiento de la falta y el faltar a la libertad.
Benditos y alabados sean los honestos, fieles, leales y respetuosos porque en ellos nace, crece y se desarrolla la libertad.
Faltar a la libertad, quita la honorabilidad.
Faltar a la libertad, es dejar de amarla.
Faltar a la libertad, quita felicidad.
Por favor, no falten a la libertad, porque abajo todo hasta la felicidad

No hay comentarios: