jueves, 30 de marzo de 2017

Tertulias


Por Antonio Domínguez
No me parece mal aun con embargo, la máxima de Epicuro “vive en la oscuridad”, primero porque se amolda a la renuncia Schopenhaueriana que tanto admiro, y segundo porque... yo no se en su mundo respetado lector ¡que se las debe traer! Pero aquí abajo en el mío de barberos, albañiles, chupatintas, chóferes de guaguas taxis y camiones, almaceneros, vendedores, la gran horda de los de contabilidad, betuneros, barrenderos, etc. pillos a más no poder ser, ignorantes... ¡¡hay mi madre santísima!! El que no es testigo de Jehová es testigo falso; otros se echan a correr adornados de prendas de carnavaleros colorines por carreteras y calles a las horas de más tráfico, aspirando monóxido a borbotones, son una plaga; otros se deforman y enferman con sus gimnasios y píldoras; otros comiendo hasta que les toque el turno de reducción de estómago; otros no comiendo prácticamente nada en un estado penoso de palidez y fatiga; otros con sus cantantes que rebuznan; otros con sus escritores, Ana Botella, Boris Izaguirre; otros con sus pintores, contemporáneos puros y duros no, mezclados y blandos sí; otros fundan y frecuentan ostentosamente incluso ¡¡tertulias “culturales”!! (Se dice de las tertulias en general que en el mundo son) ¿Qué le parece? Pero claro las tertulias versan como no puede ser de otra manera sobre las meriendas de blancos, negros, amarillos cobrizos y malayos.
Prácticamente todos (aunque ninguno tiene color) tienen colores (fútbol) todo este increíble mundo de toletes –perdóneseme el buen trato- dice con toda seriedad ser primero que nada de los colores amarillos de Las Palmas, estos aspectos se toman con la trascendencia al punto de jugarse la canariedad; aunque usted no lo crea es en este “paraje parado” donde le pueden llamar a uno mal canario con más saña. Salvado este escollo se admite (no está mal visto) tener un segundo equipo que a título general es el Barcelona o el real Madrid, pero se dan casos individuales y particulares, cuando un infrascrito tiene mucha personalidad, talento y dice con orgullo todo estirado y perdonando hasta la vida: a mi eso no me interesa yo soy del Deport.


Lo grande, triste y descorazonador es que a la inmensa mayoría no les gusta el fútbol, cosa que ellos mismos ignoran, como ignoran así mismo que ahí se zambullen como su única forma de comunicación y que ninguna otra alcanzan. Es tal la imbecilidad e ignorancia aquí abajo distinguido lector, que cuando yo por tomar el pulso encumbro al inventor de la sartén y digo: ¡Hay que ver! El sabor tan agradable que coge todo lo que pasa por ella; o, hay que ver la diferencia que va del café extraído en cafetera a presión, al que se hace en caldero. Esto que pude tener calado o no, como muchos de los chascarrillos que me invento para llamarles a la atención, es todo inútil, lo que consigo es que se posicionen erguida e insolentemente en toda la actitud a veces insultante de darme una lección; a lo mejor, un individuo que comparado en bastantes terrenos le quedaría holgada la piel de una inmunda comadreja. Todo ello por haber estado yo instalado en el barberil servilismo, para poder comer… no se me concedió nunca el beneficio de la no duda. Si no es usted hábil para pensar suficiencias, piense lo que pueda, yo, no tengo votos que perder.

1 comentario:

Anónimo dijo...

EXTRAORDINARIO. MAGNÍFICO. PENSAMIENTO MÁS ALLÁ DE CREENCIAS-INTERÉSES ESTÚPIDOS. ¡¡¡GRACIAS DON ANTONIO!!! POR LLENARME AL COMPLETO DE SATISFACCIÓN Y HASTA DE PLACER CON SU IMPRESIONANTE Y SOBRESALIENTE RACIOCINIO.