jueves, 6 de julio de 2017

Gofios de celestiales mazorcas


Por Antonio Domínguez
CONCATENACIONES OBLIGADAS POR SER ESTOS PROBLEMAS, VINIENTES DE GOFIOS DE UNA MISMA MOLIENDA: NIRBANA ENCASILLADO.

1

Dicen que es un derecho expresarse en libertad, yo, ese lanzarse al vacío, no me lo creo; por lo poco no exprimiré hasta la última gota “el limón libertad”; no iré a profundidades y me moveré en aguas someras. Creo que aun quedan residuos en carne de nostálgico. Hay que ser precavido, en esta mas que peligrosa “libertad”. Tambien dicen, que dicen, que la caña en el agua cría raíces; y yo digo: ¡cuando las cría!. 
 Es verdad que no da garantías la libertad al mil por cien en las contiendas políticas y verbales, ¡aun no metiéndose en las religiosas!; pero no es menos cierto que aquí no ha habido ku klux klanes ni supremacías blancas; ni aun quedan ya restos de las brigadas Paquístas; aunque si nostálgicos como se apuntaba: vergonzosas consecuencias de aquél enano cabezón, tolete, y desaprensivo atrevido. Yo –y cualquiera- soy incapaz de meterme en matanza carnicera solo para demostrar, si acaso, saber de estrategia guerrera; sin importarle una verga, tanto si mueren trescientos mil como si mueren tres millones. Si es que ello ya se puede decir, que si no, me rajo de todo lo dicho: el miedo a las samantas de palos lo tengo calado en los huesos, y pasará en “reencarnación”, por lo menos hasta en cuatro existencias futuras: fue demasiada la disciplina “de aquella ley y aquel orden”

                                                                       2

Pido por favor se olviden ¡YA! Del ridículo diablo y se salgan de la creencia de que la honestidad consiste en no emplear todas las voces del diccionario y disponerlas en orden de cada capacidad; A veces, muchas veces, en la traquina humana se requiere ser muy deshonesto para tener una pizca de honestidad. Si no entiende esto, se demuestra que sus lecturas no han sido universales, sino unilaterales; reflexione durante una hora diaria un año, pregunte a su amigo pensador  y lea a los filósofos alemanes, ya de una vez. Por si sirve de algo digo: los sinónimos en el precipicio frontero con los antónimos, a veces en sus  juegos se despeñan y se ve grácilmente un concepto que no sabe por dónde tirar; pues con los conceptos; en los extremos de todo lo que les contraría, pasa igual que en lo del amor y el odio; de los que se dice: “están separados por papel de fumar”. ¡¡No hay concepto en el mundo (o sus sinónimos) que le pueda ordenar silencio a su antónimo!!. No hay concepto en este mundo, a plenitud; hasta el de honestidad necesita de su contrario, no ya para prevalecer, sino para complementarse. Si estas cosas no se saben o no se quieren decir por temor a que lo entienda la masa, tampoco da derecho a hablar al tun tun o, a despreciar  zorruna y deslealmente a quien le  importa y mucho, que la gente no sea manipulada; pero ahí está ella panza arriba para embarullar: ella es, la deslealtad , la  mosca cojonera de las cuadras, no de su majestad el rey, sino de las majestades que cortan el bacalao en todos los categorías, clases y estratos (y todas son todas). ¡No interesa la luz, interesa la media penumbra del candil para mentir y decir a la gente donde se encuentra, y que se lo crea!
  ( En casi todo fenómeno) hay miseria y mentira intelectual. Además no se debe blasfemar con lo del “santo” temor a Dios. Es un insulto a Dios, solo temerle como si fuera presidente de un cabildo empeñado en dejarnos sin ganados, y sí perdidos: sin agricultura. Así que, sin miedo a Dios, que no condenará allá lo que no condenó aquí (no está para eso; viva tranquilo hombre) y sabiendo que lo del ridículo diablo es un invento; vivamos tranquilos en esta isla que todavía no ha perdido, por afortunada, su clima que, cuando estén reforestadas todas sus tierras de labor y los campos deshabitados del hombre; seguro que volvemos al principio; a tiempos en que las carabelas venían a hacer sus habituales aguadas y, ¡¡¡Adiós trabajo!!! Por la muerte de la cabra, la oveja, la vaca, la papa, y el millo auténtico (no del chavetudo chaveteado), para gofio auténtico.

No hay comentarios: