lunes, 11 de diciembre de 2017

¡El aviso de los árboles!

Por Luis C. García Correa
Se vuelve a repetir la anormalidad de los árboles que consiste en florecer y brotar en otoño cuando lo han hecho por miles y miles de años en primavera.
El aviso de los árboles es sumamente elocuente, reiterativo y estremecedor.
 “¡El aviso es aterrador!”
No atender a ese aviso, no solo es de inconscientes y de mala gente, sino de un egoísmo exacerbado, de una gran irresponsabilidad personal y universal de ser causantes de la autodestrucción; y como es natural nos está cayendo el daño que hacemos que, como bumerán, regresa a la misma o mayor velocidad contra nosotros.
¿Qué se está haciendo para tratar de parar la autodestrucción que mata la vida de nuestro hábitat natural?
“¡¡¡La espantosa realidad que veo es que no solo no se está haciendo nada, sino que se aumenta la gravedad de la situación!!!”
Hay personas que contribuyen de manera escandalosa, que traicionan a la humanidad, incluso publican apoyos a los poderes perversos que dicen que no existe el cambio climático, atacan a las energía renovable con fines comerciales, intereses particulares…
El aviso de los árboles es el grito en medio de la realidad. Que no se acepta. Aceptar la realidad es ver y mirar con honestidad y sinceridad. Y tras ese ver y darnos cuenta, aceptar la realidad.
¿Estamos ya en la autodestrucción universal?
El pasotismo, el individualismo, la esclavitud al móvil y a todo tipo de dispositivos, y no sé cuántas cosas más -de puro y duro egoísmo- nos está matando y está acabando con el hábitat natural. Nos acercamos al final. Todo sigue igual o peor.
Hay ciudades inundadas de aire contaminado, que puede llegar a ser mortal, y lo que se hace es solamente restringir la circulación.
“¡¡¡¡¡¡¡ Se conocen las causas y sus efectos y no se le pone remedio!!!!!!!”
El aviso de los árboles es tan elocuente que no atenderlo es dejar que siga en aumento la velocidad de la inercia actual hacia el holocausto real y final de la naturaleza.
Me siento responsable.
¿Usted qué siente? ¿Usted qué cree? Le agradecería su necesaria opinión. Gracias.

No hay comentarios: