domingo, 7 de julio de 2013

Carta al Viento: Más papistas que el Papa

Por Jesús Vega Mesa

Qué cosas. Una expresión que, hasta ahora ha sido bastante peyorativa pudiera, con el papa Francisco, convertirse en positiva. En su origen, la expresión “ser más papista que el papa” era más bien “ser más católico que el papa” y se utilizaba para referirse  a una persona muy estricta que aplica una creencia o una ley con más exigencia que quien la creó. El nuevo papaFrancisco está logrando que los “más papistas” y fanáticos que existen en todas las instituciones  se muerdan un poco la lengua y moderen sus formas de actuar.
Más papistas que el papa son, por ejemplo, los que se escandalizan o critican algún estilo pastoral que se sale de lo que “siempre se ha hecho así”, o los que no conciben que un cura pueda ejercer también con un trabajo ajeno a la parroquia o tengan un compromiso social o político. O los que se tiran de los pelos porque alguien celebre la misa sin casulla o utilice el “ustedes” en vez del vosotros. Más papistas, los que  se sienten molestos porque una mujer presida una celebración de la Palabra o porque en la misa se rece siempre por todas las intenciones de los feligreses sin poner coto a si se nombran tres o veinte. Más papistas sonquienes ejercen de controladores de los que no piensan o actúan como ellos. De los hipócritas  que filtran un mosquito (¿Dónde habré leído yo eso?) y sin embargo se tragan un camello o cumplen las leyes fáciles cotizando tal vez por la hierba luisa y el hinojo pero descuidando lo esencial de la Ley: la justicia y la misericordia. Papistas Intransigentes con los creyentes casados por lo civil a quienes no se permite dar clases de religión ni comulgar y permisivos conamigos profesores de religión que en clase se burlan de los jóvenes creyentes.  
Y no crean que sólo en la Iglesia hay más papistas que el papa. Ahí tienen a muchos políticos que, por ser fieles a las ideas de su partido, actúan en contra de la justicia y su propia conciencia. A policías y jueces que aplican la ley a rajatabla sin tener en cuenta a la persona como si la ley fuera siempre lo más importante. A Colegios concertados que, a la hora de admitir a un alumno, si es de poco poder adquisitivo, se le aplica la  norma menos ventajosa, la más papista, justo lo contrario de lo que se permite a los hijos de padres con dinero. Más papistas que el Papa son muchos ateos progres que acusan a los cristianos de fanáticos y ellosson los intolerantes a quienes  les encanta andar criticando sin contemplaciones a los creyentes, aunque   luego pongan a su hijo a estudiar con los jesuitas. Y los que  niegan cielo, infierno oresurrección sin respeto a los creyentes y al mismo tiempo mandan  a su hijo a catequesis para que hagan la primera comunión.  
Cuando uno empieza a descubrir a un papa Francisco que sale a la calle a tirar la basura, que celebra la misa diaria sin papeles ni rollos que nadie entiende, que  llama la atención a los que en la Plaza de San Pedro vocean el nombre del Papa y les dice que eso está mal, que proclamen el nombre de Jesús pero no el suyo; que habla como habla todo el mundo, que se quita ropajes innecesarios herencia de épocas imperiales, que destituye a personajes que han estado utilizando el Vaticano para sus negocios y sus prebendas y blanquear dinero, que invita a los curas y obispos a no discriminar a nadie,  que habla de no poner leyes pesadas a los demás (Je. Igualito que dijo Jesús de Nazaret pero esto se nos había olvidado. Claro, han pasado tantos años…) entonces uno piensa: Qué bueno sería que encontráramos a personas más papitas…que el papa Francisco. Dispuestos a vivir su vida cristiana o su militancia  social o políticcon más sencillez, con más humildad, sin  abusos, sin andar siempre mirando la irritación del ojo del vecino sin caer en la cuenta de que él anda ciego del todo (esto también me suena de haberlo leído en algún sitio). Qué bueno encontrar personas, me da lo mismo que sean creyentes o no, capaces de no andar siempre mirando y criticando los tremendos defectos de los que no piensan como nosotros sin darnos cuenta que de eso mismo, probablemente, andamos sobrados también  nosotrosPero no crean que es fácil. Algunos se sienten molestos porque este papa les está haciendo cambiar el paso o al menos tienen que disimular. Por eso sigue habiendo quienes,olvidándose del papa actual y, pensando mucho más , tal vez, en Fray Ambrosio II el Intolerante , son más papistas que aquel papa. A pesar de todo, estamos en una época de mucha esperanza. Yo, la verdad, estoy muy contento.

2 comentarios:

Pedro Dominguez Herrera dijo...

Yo también estoy contento cuando leo algo tan bueno como esto

Sergio Naranjo dijo...

Estaremos de acuerdo, don Jesús, que han sido muchos años de alineamiento (y de alienamiento) como para que esto se acabe con un mandato papal.
Yo, por la edad que ya voy teniendo (48 ahora mismo) fui parte de aquel creer en un cristianismo recurrente a las Escrituras. Pero hay muchas cosas que quitar, muchos valles que allanar, muchas sombras que esclarecer.
Cuando yo vea, por ejemplo, que aquel solar del sitio donde vivo, y que es edificable, pague el IBI, empezaré a creer que algo está cambiando. Pero no lo hace porque es de quien es.
Lo otro, lo de las buenas personas que hacen cosas buenas, siempre lo hemos sabido, Suso. Afortunadamente.
Con mis saludos, mi felicitación por esta buena carta.