viernes, 31 de enero de 2014

La soledad del político honesto.

Por Luis C. García Correa
No voy hablar de corrupción. Voy a explicarla. Porque estoy harto de oír y leer la palabra. Y todo empeora. Corrupción es faltar a la honestidad y a la libertad. Es la consecuencia de la ausencia de valores éticos o religiosos. El condenado por corrupción debería ser gravemente castigado, además de ser reprobado socialmente.
El tema de hoy, que paso a desarrollar, requería la aclaración previa de la palabra corrupción.
Hoy quiero hablar del político honesto. Dedicarse a la política es ocupar un puesto que merece la mayor consideración, respeto y agradecimiento por parte de la sociedad. El auténtico Político, el Político con mayúsculas, es todo aquel que trabaja y lucha honestamente por el bien de los demás, en la administración de los bienes sagrados de la comunidad, sin pedir nada a cambio.
Hay Políticos honestos que trabajan en soledad. No sé si sus partidos los dejan solos, porque no conozco el día a día de un partido.
Lo que sí creo es que hay una cantidad importante de pasotas e individualistas, que dejan a sus Políticos solos. Pasa lo mismo con las asociaciones sociales de todo tipo: culturales, deportivas, de vecinos…
Se olvida, consciente o inconscientemente, que la felicidad está en compartir ¿Qué comparten con la sociedad los pasotas, los individualistas, las asociaciones, y no sé si habría que añadir algún grupo más? Ellos son el apoyo del poder perverso. Y, por si quedan dudas añado: ellos son los causantes de la soledad de los Políticos honestos.
Esos Políticos solos tienen que imaginar lo que necesita su pueblo. Porque ninguno tiene ciencia infusa.
Tienen que detectar cuáles son los problemas y las necesidades a solucionar, para poder cumplir con su honesta obligación de servir fielmente a su comunidad.
¿Qué es de las maravillosas asociaciones, en especial las de vecinos? ¿Tienen una masiva participación de los vecinos y sus dirigentes, siendo promujeres o prohombres de la comunidad en el trabajo honesto por el bien de los asociados? ¿Luchan denodadamente?  ¿Son verdaderos apoyo de su Político o de sus Políticos?
¿Es verdad lo que acabo de exponer? Si existe esta triste y nefasta situación, no vislumbro una reacción, ni el cambio rápido que necesita la sociedad universal.
Y le pregunto ¿Ud. duerme y se levanta tranquila o tranquilo? Si es así, le necesitamos. Y Ud. nos necesita. Porque el que no participa, no puede sentirse tranquilo.
Sin una mayoría honesta y participativa en los temas personales y sociales, no creo que exista solución. Y continuará esta larga temporada de aquello que no nos merecemos.
Hemos nacido para ser felices y libres. Y si no lo somos ¿qué hacemos cada uno?
La honesta participación es la solución.

No hay comentarios: