martes, 4 de febrero de 2014

Limpieza

¿Qué importancia tiene la limpieza? Tanto que sin ella no existiríamos.
Todo, absolutamente todo lo que hacemos y decimos los humanos o está limpio o sucio.
¿Qué es lo único que no pueda hacer la limpieza? Ensuciar.
Pero esto es para todo, tanto en lo que se refiere a la materia como al alma.
Por Luis C. García Correa
La limpieza es el medidor de la honestidad, de la bondad, del amor y de la libertad.
¿Quiénes tienen el alma limpia? Los humanos santos.
¿Qué mancha el alma? La suciedad, el pecado.
En la medida que somos y estamos limpios, en esa misma medida somos y repartimos la felicidad.
La credibilidad, la laboriosidad…. dependen directamente de la limpieza.
Se me cree o no, de acuerdo a la limpieza de mi comportamiento y de mis palabras.
La suciedad del cuerpo y del alma, solo se limpian con la limpieza.
O vivo en la limpieza y todo reluciente, o en la suciedad y todo opaco y mal oliente.
Amemos la limpieza. Seamos limpios y brillará el resplandor del amor.
Todo, absolutamente todo, debemos hacerlo con la limpieza, de lo contrario será la suciedad de cuerpo y de alma, y con ellas la infelicidad.
“Los limpios de corazón verá a Dios”  Y en lo humano, los limpios de corazón serán los reconocidos, admirados y respetados por el enorme poder de su verdad.
Participemos siempre con la limpieza y alcanzaremos las metas deseadas.
La limpieza no tiene límite en su poder, sólo la frena la suciedad, ya sea del cuerpo como del alma.
La limpieza en el corazón, hace al hombre creíble y le da toda la razón.
Pero para ello la honesta participación es la solución.

No hay comentarios: