sábado, 30 de agosto de 2014

Propuesta Nº 8 para un Tamaraceite digno: ¡por la reposición de Los Bloques de Tamaraceite ya!

Por Esteban G. Santana Cabrera
Han pasado casi 50 años de la construcción de las viviendas del Patronato Francisco Franco de Tamaraceite y a lo largo de este tiempo los vecinos han escuchado muchas promesas de los políticos, de una u otra condición, en el gobierno y en el poder, sobre su rehabilitación y mejoras, hasta ministras que vaticinaban el fin de estas viviendas y su rápida reposición por otras dignas en breve plazo. A día de hoy solo unas pocas familias de las más de 300 que habitan esta urbanización han podido irse a una nueva vivienda a La Galera. 

Desde los años 50 del pasado siglo, Tamaraceite empieza a crecer hacia La Plaza de la Cruz, sin planificación urbanística alguna, calles estrechas, sin vías principales, ni zonas verdes, callejones sin salida, calles laberínticas, etc. En los años 60 surgen los Bloques o Casas Baratas por la necesidad de nuevas viviendas en la ciudad. La Administración crea el Patronato Francisco Franco y se van construyendo bloques de viviendas, de apenas 40 metros cuadrados y cuatro plantas de altura.

 A estas viviendas, que en principio iban a ser destinadas para la gente más humilde del pueblo, ya que el solar donde se construyeron había sido donado por Don Adán del Castillo para ese fin, acceden personas de la ciudad, algunos de ellos procedentes de las cuevas de Mata. La gente de Tamaraceite se movilizó ante tal acontecimiento, no porque no quisiera que viniera gente de fuera, sino porque la condición de la donación de los terrenos no se había respetado. 

Un grupo de vecinos fue a hablar con el Gobernador Civil y como siempre Tamaraceite ha sido un pueblo solidario con la ciudad, se permitió que el 50% de las viviendas fuera para la gente de otros barrios y el resto para los pobres de Tamaraceite. Esto originó que en Tamaraceite se acentuaran las necesidades sociales de los habitantes de nuestro pueblo, ya de por sí gente humilde y trabajadora que apenas podía llegar a final de mes.

Necesidades que se viven en estos duros tiempos más si cabe por culpa de la crisis. Por ello es hora de que se cumplan las promesas y estos vecinos tengan una casa digna ya.

No hay comentarios: