martes, 3 de febrero de 2015

¿Qué dirán dentro de mil años?

Por Luis C. García Correa
¿Qué dirán dentro mil años los que habiten este Planeta Tierra?
Pongámonos en lo peor: "¡Qué vida tan mala llevamos!"
Porque en ese futuro no tan lejano es muy probable que lo natural sea leyenda, una cosa del pasado. 
Nuestros descendientes se preguntarán "¿Dicen que existió una vida natural? ¿Es eso verdad?"
E inquirirán sesudamente: "Pero ¿qué es una vida natural? Porque ahora todo es artificial".
Sigamos el curso de sus reflexiones: "Aquellos afortunados, maleducados e insolidarios terrícolas salían a la calle sin protección alguna. Solo se abrigaban en invierno. No usaban este traje aislante y este casco que nos protege".
Personalmente me consuela pensar que, en ese escenario catastrófico, se acordarán de mi: "¿Saben que hace diez siglos existió un terrícola, llamado Luis García-Correa, que decía lo que nosotros quisimos hacer, hace quinientos años, y ya no pudimos? Luis insistía en la protección de la Naturaleza (algo que desconocemos y de la que solo tenemos referencias) por ser el medio natural del ser humano. Inventó una palabra para ello: habitatista. 
Habitatista era el Ser Humano que vivía honestamente y participaba en bien de la comunidad -que era su propio bien - y sin pedir nada a cambio. Consideraba a la Naturaleza como el medio natural, como el hábitat natural. 
Aquellos terrícolas habitatistas nacían, vivían y morían de una forma que le llaman natural. 
¿Cómo es posible que sabiendo el daño que se estaban haciendo lo siguieran haciendo? Es incomprensible y antinatural. ¡Qué daño irreparable nos han hecho! ¡Menudo daño nos han hecho, y ya es irreversible! Así, de esta forma tan antinatural, tendremos que seguir existiendo hasta el fin de los tiempos. 
¿Cómo es posible que fueran tan ignorantes? ¿Si sabía el daño que se estaban haciendo, y que nos hacían a sus descendientes? ¿Por qué nos han condenado ya sin solución, para toda la vida que nos queda sin remisión? 
¡Ya no existe le mundo natural! “Vivimos de forma antinatural, cuando podíamos haber vivido como ellos vivieron: de forma natural."
Rezo para que nada de esto suceda. Al mismo tiempo, aviso: ¡Quien peca contra la humanidad, tiene mil años de castigo, vivir de forma antinatural y vagar por el páramo de lo que fue natural!
El pasotismo, el individualismo y la falta de la honesta participación nos llevarán, a nosotros y a las generaciones futuras, al caos antinatural sin remedio, sin solución y sin remisión.
Si esto sucediera, Dios no lo quiera, es lógico que los seres humanos de dentro de mil años concluyeran: “Y nuestros antepasados, ¿qué pena y castigo tuvieron por el daño que se hicieron y nos hicieron?"
Aun estamos a tiempo. ¿Qué opina? ¿A qué esperamos?

No hay comentarios: