viernes, 1 de mayo de 2015

¡Qué es la honesta participación!

Por Luis C. García Correa
La honestidad es el comportamiento gobernado por la regla de oro: no querer para un tercero lo que no se quiere para uno mismo.
La honestidad no es acomodaticia. La honestidad es constante: procurar siempre la bondad y el bien, con ausencia total del mal.
La honestidad es el comportamiento que toma como base la verdad y la justicia, dando a cada uno lo que le corresponde.
La participación es el comportamiento moral de quien nunca deja de cooperar al bien general y al bien particular. Si, además, no se pide nada cambio es camino de santidad.
La honesta participación es la ineludible obligación que tiene todo ser humano viviente de cooperar, en cualquier circunstancia, al bien de la comunidad y al bien personal.
La honesta participación tampoco significa que lo único que tenemos que hacer es participar dejando al lado nuestras obligaciones.
Participar no significa que todos seamos los presidentes o responsables ejecutivos de cualquier sociedad. Somos y hacemos lo que podemos, pero lo hacemos.
La participación no es otra cosa que la obligación de asistir (si se puede), aceptar, y ejecutar lo que se ha acordado para el bien, y con el apoyo de la mayoría. Esta obligación es irrenunciable.
La honesta participación es el obligado comportamiento de hacer el bien, en especial sin pedir nada a cambio, por amor.
La honesta participación es cooperar al bien por obligación.

No hay comentarios: