viernes, 15 de mayo de 2015

Ser bloguero

Por Luis C García Correa
Ser bloguero es una gran responsabilidad. Y lo es porque por este medio se llega al mundo entero.
Ya no hay fronteras que impidan la comunicación y la información. En segundos estoy en mis antípodas, y viceversa: yo aparezco en las antípodas de otras personas.
La globalización es una maravillosa realidad, con una enorme responsabilidad.
De lo que escribimos -en los medios modernos de la comunicación- se entera el que quiere.
Ya no hay fronteras para la información, lo que es una gran satisfacción y una gran obligación y responsabilidad de informar con honestidad.
Hoy más que nunca no vale el “todo vale”. El daño o el mal causado pueden ser universales.
Hay quien con su blog, con su web, llega a miles, cientos de miles de personas en segundos. ¡Qué sana envidia! Lo máximo que he conseguido han sido 280 visitas en un día, en este su blog. Y me siento asombrado, agradecido, ilusionado, con una gran esperanza y con enorme responsabilidad.
Sean estas palabras la expresión más agradecida y de eterno reconocimiento a todas esas personas, del mundo entero, que me hacen el honor y la responsabilidad de leer mis escritos, que lo único que pretenden es tratar de ayudar a tener un mundo feliz, libre y natural.
Gracias por tanto.
Seguiré mientras mis condiciones físicas y mentales me lo permitan, que ya no debe ser por mucho tiempo. Por eso escribo, y escribo con las ansias de conseguir un mundo mejor. Ustedes me ayudan tanto y quisiera expresarles mi eterno agradecimiento, a lo que trato de corresponder con mi mayor honestidad, saber, deber y entender.
Ser bloguero es una gran responsabilidad y es una especial oportunidad.
Saben que soy creyente, y como tal: “Que Padre Dios, la Virgen Santísima, y la Corte Celestial les bendiga, a sus familias, amigos, vecinos y al mundo entero”.
Gracias, y que sean tan grandes, felices y libres como son la esperanza, la ilusión, y la responsabilidad con que escribo, y el amor que les tengo.

No hay comentarios: