viernes, 20 de enero de 2017

“PEDIR DISCULPAS A LOS JÓVENES” y pedir ayuda a todos.

Por Luis C. García Correa
Al mundo entero:
El artículo que adjunto, y que titulé “PEDIR DISCULPAS A LOS JÓVENES”,  lo redacté el sábado 21-05-2011. No recuerdo por qué no lo publiqué. Lo hago ahora, pues necesito saber cuáles han sido las consecuencias, qué actos hemos y estamos desarrollado, y a dónde hemos llegado. 
 
Un sencillo preámbulo:
La experiencia es la madre de la ciencia.
La honestidad es el cimiento del bien.
La participación es una necesidad.
Por ello, insisto, necesito su aportación, sus ideas y todo lo que considere que debe decirnos para saber, para enriquecernos y poder sentirnos honestos y participativos, conociendo la realidad del momento que esté relacionada con este tema.
Tengo muchas preguntas, algunas ya mencionadas, y otras nuevas: ¿Qué ha sucedido?  ¿A donde hemos llegado? ¿De qué ha servido? ¿Cómo hemos ayudado?  ¿Qué consecuencias ha tenido? 
Gracias.  Muchas gracias por sus aportaciones y opiniones - como la de los demás - que tanto necesito y tanto agradezco. Gracias.

        --------------                 ----------------------          --------------

“PEDIR DISCULPAS A LOS JÓVENES”   
    Tengo que comenzar esta exposición pidiendo disculpas a los jóvenes españoles, porque creía, y lo dije alguna vez, que me parecía que había una parte importante de jóvenes pasotas. Afortunadamente esto no es del todo cierto.
     Las manifestaciones y acampadas pacíficas y multitudinarias de los jóvenes a partir del 15 de Mayo en la Plaza de Cibeles, en Madrid, y luego a lo largo y ancho del territorio nacional, han roto cualquier malentendido que algunos hayamos tenido.
         Al ver tantos jóvenes parados y sin futuro inmediato, me horrorizé. Y sigo horrorizado.
         Afortunadamente, una vez más, el mal no ha vencido al bien.
         Esta magnífica juventud española representa una gran esperanza.
    Esta juventud reclama, con hechos pacíficos y multitudinarios, cambios fundamentales en el modelo o sistema político, social y económico imperantes.
         Están en contra de la deshonestidad.
         El comportamiento deshonesto de algunos políticos, y de la sociedad, han sido uno de los detonantes de este maravilloso clamor juvenil.
         ¿Qué es para mí un político? Un admirable, fiel y honesto ser humano que trabaja, denodadamente, para y por los demás, sin pedir nada a cambio.
         El político es un administrado honesto de los casi sagrados bienes de la comunidad. Y lo hace en común acuerdo con el pueblo que gobierna.
         Ese memorable grito y exigencia “DEMOCRACIA REAL YA” resuena no sólo en los medios de comunicación, sino también en nuestras almas y en nuestras conciencias.
         Ya hay un antes y un después del 15 M , y ahora tendrá que seguir una tenaz reclamación, y luego hechos, de la sociedad en su conjunto, y en particular en la clase política y del poder económico, convirtiendo el bienestar social no sólo en una meta, sino en una realidad.
         Los jóvenes, con tanto y tan buen criterio, nos están reclamando un mundo realmente solidario, en donde lo normal sea ser honesto, y, con ello, la felicidad sea un bien común de todos, y no sólo de unos pocos privilegiados.
         La honesta participación, tan deseada y necesaria, vuelve a ser reclamada. Sin ella no hay solidaridad y, lógicamente, sin honestidad y participación no puede haber cambio.
         Hay recursos humanos y económicos suficientes para avalar y poder ejecutar el necesario honesto plan social, político y económico.
         Colaboremos, todos, a que ese futuro mejor sea una realidad ya.
         Esto no sólo depende del vecino, depende de usted y de mí.
       Enhorabuena a los jóvenes españoles, que, con tanto criterio, paz y orden, nos están dando un ejemplo que tanto necesitábamos.
Reitero mis disculpas.
Creo que ya no hay leyes ni razones que puedan entorpecer el camino maravilloso que se ha comenzado de solidaridad y búsqueda del bien común, y, en especial, el de los jóvenes que buscan un mundo mejor.
La responsabilidad, la honestidad, la fidelidad y la participación ya están de moda.
Vivamos, la responsabilidad, la honestidad y la fidelidad, cada uno de nosotros con nuestra participación, y la felicidad será la consecuencia normal, algo a lo que todos estamos llamados a poseer, especialmente a los jóvenes, quienes necesitan para su realización personal un mundo honesto y solidario, un mundo mejor.
Gracias jóvenes por tanto, y por tanto tan bueno.
Ahora depende de todos nosotros.
 
Y como final: Por favor: ¿Cuál es su experiencia y cuál es su ayuda a esclarecer el momento actual relacionado con lo acontecido?
Por favor, insisto: Le ruego, encarecidamente, no deje de contestar con su necesaria opinión que es muy necesaria. Gracias incontables.

No hay comentarios: