miércoles, 1 de febrero de 2017

Quejarse y denunciar sin ayudar

Por Luis C. García Correa
Leo, oigo, y supongo que hay más quejas sin ayuda que las que yo sé.
Quejarse sin ayudar, no debería tener utilidad y no se debería decir, y menos escribir.
Quejarse y denunciar es fácil, pero, en lugar de favorecer, puede ser perjudicial, si se hace con deseos de presumir, o de hacerse notar.
Las palabras se las puede llevar el viento. Lo que se pone por escrito hay que borrarlo, y no hay manera de borrarlo de la mente. Y así y todo queda lo aprendido y gravado.
Creo en la buena fe y en la buena voluntad de la persona que denuncia una injusticia, un mal, o cualquier hecho que sea digno de mejorar.
Reitero que no basta con la buena fe y la buena voluntad al denunciar.
Para solucionar problemas, se necesitan hechos de buena voluntad y de buena fe, pero hechos.
Denunciar sin más, sin cooperar a la solución del problema expuesto, no sirve para nada: solo queda la denuncia, sin más efecto que el de llenar papeles.
Creo que deberíamos dedicar más tiempo a buscar soluciones y a intentar ponerlas en práctica que solo a denunciarlos. Así creo que quedaría muy poco por hacer, y menos por decir.
Propuse, y sigo proponiendo que, todos los que no somos pobres, aportemos un tanto por ciento- que pudiera ser el mismo para todos - de nuestros ingresos, de nuestros ingresos reales, quiero decir.
Esa aportación debería ir a un organismo de la máxima honorabilidad, responsabilidad y efectividad como podría ser CÁRITAS.
Por favor: ¿Cuál es su opinión?
¿Cree que ese tanto por ciento que propongo podría ser una solución? ¿Se le ocurre alguna otra forma de solucionar, de forma continuada, nuestros problemas?
Por favor: Ayúdennos.
Para la solución a los problemas personales y sociales debemos cooperar, al menos, informando de nuestra opinión. Yo le pido y ruego que me den la suya, lo cual nos ayudará a todos.
Gracias, y le deseo lo mejor, con todo cariño y admiración.

No hay comentarios: