viernes, 3 de marzo de 2017

¡Amar y luchar por la libertad!

Por Luis C. García Correa
Mi experiencia me dice y yo les digo que: “¡Amar y luchar por la libertad, debe ser el comportamiento necesario y normal para tener la felicidad en libertad!”
La libertad es cimiento de la felicidad. Y la felicidad se cimenta en la libertad.
No hay plena felicidad sin plena libertad, ni plena libertad sin plena felicidad.
Amar y luchar por la libertad es algo que aprendí de niño, he intentado practicar de mayor y espero terminar viviendo y muriendo en ese amor por la libertad.
Amar y luchar por la libertad nos lleva a vivir la honestidad de forma apasionada y amada con toda el alma. A mí me ha dado valor, alegría, esperanza y razones para mi vida, mi existencia, tanto que amo a la libertad después de Padre Dios.
Vivir con amor a los demás nos lleva a compartir el bien que tenemos y que, al compartirlo, lo convertimos en felicidad y libertad.
Benditos los honestos y santos que aman la libertad, de ellos es el cimiento del buen camino de la plena felicidad en la plena libertad para llegar a la plena santidad.
Amar y luchar por la libertad nos engrandece y nos hace fuertes y capaces de resistir y repeler el mal, lo que nos lleva a la plena felicidad.
Benditos los santos honestos y amantes de la libertad, que al repartir la libertad incrementan la felicidad, y nos conducen por el camino de la felicidad y de la libertad, y con ellas vamos camino de la santidad.
Benditos los honestos que aman y luchan por la libertad, de ellos nace y crece la felicidad, y al repartirla y compartirla con los demás, son merecedores de vivir la plena felicidad y la plena libertad.
He tratado de vivir amando y luchando por la libertad y por el bien de los demás, y ha sido el modo fácil de alcanzar lo que he necesitado, además, con ello he llegado a sentir el amor a la plena felicidad y a la plena libertad, lo que me llena el alma y el corazón.
Amar y luchar por la libertad es de próceres. Esto no hay que olvidarlo sino sentirlo para serlo y hacerlo.
Quienes tienen el honor y responsabilidad de dirigir y orientar el bien personal y de la comunidad, y hasta de la humanidad deben ser un ejemplo a imitar que nos enseñe el camino del bien y hacia la santidad para vivir la plena felicidad en la plena libertad.
He vivido, vivo y creo que amar y luchar por la libertad debe ser el medio para alcanzar la felicidad, que al compartirla con los demás nos convertimos en felices y libres pudiendo llegar hasta la eternidad.
Dichosos y benditos sean los que aman y lucha por la libertad, de ellos es la gloria terrenal y la plena y eterna felicidad.
Amar y luchar por la libertad, es el medio para mejorar y alcanzar la plena felicidad.
Amar y luchar por la libertad para ayudar, es el camino de la santidad.
Amar y luchar por la libertad es santidad.

No hay comentarios: