lunes, 22 de mayo de 2017

“EL PROGRESO SE MIDE POR LA LIGEREZA EN LOS TRÁMITES”. “LA CORRUPCIÓN SE MIDE POR LA LENTITUD EN LOS TRÁMITES”.

Por Luis C. García Correa
Vivir en lo que llamamos democracia, considerada como la salvaguarda y vivencia de la libertad, es un cuento si los trámites que exigen las instituciones oficiales son lentos y encima con pegas. No están al total servicio de la comunidad.
Vivir en una democracia y que todo sean pegas, y vuelva usted mañana, es de una gravedad que conduce a la abstención de elegir mediante votaciones a quienes luego son unos dictadores. Las elecciones deben ser en primer lugar libres, pero aún más importante es que sean honestas: que los candidatos propongan sus programas verdaderos y se den a conocer como realmente son.
Lamentablemente ejemplos de deshonestidad, de falta de honradez....“haberlos haylos”. Los trámites para legalizar una instalación de energías renovables son espantosamente complicados y lentísimos. Los trámites de reformas en domicilios tardan muchos meses. Los trámites para poner en marcha un comercio son desesperantes...etc.
¿Cómo se puede convencer a la clase política de que todo político, y más si está en activo, no puede ser un visionario ni un dictador, ni creerse que todo se lo sabe y los demás son unos ignorantes?
Todo político, y más en activo, es un sumiso, obligado y honroso servidor, las 24 horas del día, de la comunidad, y no viceversa.
Uno de los grandes indicativos y vivencias del progreso es la brevedad en los trámites oficiales y la rapidez y agilidad en el servicio incondicional a los ciudadanos, por parte de los políticos y funcionarios en activo.
No puede ni deben existir pegas innecesarias, malintencionadas, lastradas por procedimientos complejos que dan pie a que la pereza en el trabajo o la arbitrariedad hagan estragos. El funcionario o político está para solucionar los problemas de la vecindad en la persona de cada uno de los ciudadanos, buscándole la solución y no poniendo trabas y "vuelva usted mañana".
El progreso se mide por la rapidez en los trámites. Y la corrupción se mide por las trabas y la lentitud  de los trámites.
“¡¡¡Anatema a quien con autoridad no soluciona problemas sino pone pegas y trabas!!!”

No hay comentarios: