viernes, 26 de mayo de 2017

¡Querer es poder!

Por Luis C. García Correa
La humanidad, nosotros, vivimos una era – más que una época, porque se extiende en el tiempo, y se complica y se agrava de manera progresiva -, que no tiene visos de terminar. Me refiero al dominio del mal.
Los seres humanos somos seres sociales, y nos necesitamos los unos a los otros, sea quien sea y tenga lo que tenga. Todos nos necesitamos.
También quienes se creen fuera del grupo social, y se consideran únicos y especiales por su dinero y poder. Todos nos necesitamos.
¿Qué es entonces lo que diferencia esta era? La deshonestidad en todas sus variadas formas y hechos, ha creado una generación, o dos – no sé cuántas –, de personas ajenas a su propia vida e historia.
En esta época la fidelidad, la honestidad y la lealtad son sumamente escasas. Solo están presentes en quienes viven de acuerdo a normas éticas, morales o religiosas (personalmente desearía que fueran la gran mayoría).
Hasta tanto no haya una mayoría honesta y participativa, no hay posibilidad de restablece la honestidad, la felicidad y la libertad.
¿Cómo resolver este gravísimo problema? Dando ejemplo, haciendo ver a los padres la necesidad imperiosa de que eduquen en valores a sus hijos,  y que lo hagan. Los creyentes rezando y haciendo sacrificios, y los no creyentes pensando y haciendo sacrificios.
Lo que ya tenemos que hacer es: empezar, y darle la mayor aceleración que nos sea posible, a mirar a nuestras conciencias, para ver qué hay dentro y preguntarnos ¿Qué estamos haciendo? ¿Qué debemos hacer? ¿A dónde vamos?  ¿Qué queremos?...
Si usted no sabe lo que tenemos que hacer, estamos en el camino certero y seguro de la autodestrucción.
Los frentes que están abiertos son: con la honestidad eliminar la corrupción; dejar de contaminar y destruir la Naturaleza para proteger a nuestro necesario hábitat natural; y fortalecer y desarrollar la solidaridad y la hermandad, la honestidad y el amor entre nosotros, para ayudar y restablecer la felicidad y la libertad.
¿Está Ud. de acuerdo? Usted me lo dirá para saber a dónde iremos a parar.
“¡¡¡Querer es poder!!!”

No hay comentarios: