jueves, 11 de octubre de 2018

Gofios que no escapan a ser nombrados

Por Antonio Domínguez

“¿El que da no tiene que agradecer que el que toma tome? ¿Hacer regalos no es un necesidad? ¿Tomar no es – un apiadarse?” Nietzsche es el autor de todas estas ideas, que yo parafraseo.
“Ojo burlón que miras –vigilas- desde el oscuro y la oscuridad de tu sonrisa ¿de qué estás celoso? ¿Es que debo como un perro, arrastrarme delante de ti? ¡Salteador detrás de nieves! Habla por fin tú oculto, a la espera, tras el rayo ¿Te acercas a escondidas en eterna o, “circunstancial”  medianoche? ¿Me cogerás ensuciando o limpiando?”.
Ya tomo de mi mano enseñanzas que solo han sido posibles desde la llegada de la red: desde que no hay necesidad de ir a la universidad a estudiar como echar  mentiras y sean permitidas, porque se sobreentiende que el periodista sale de ahí amaestrado para no hacer daño al capital que sustenta las rotativas.
¡Bailemos el pin pan. Como más a gusto se ha sentido el hombre en la tierra, ha sido asistiendo a tragedias, corridas de toras, San Fermínes, crucifixiones, y, cuando inventó el infierno. He aquí que este fue su cielo en la tierra ¿Y por qué? … porque vivieron siempre de los devengos de los aterrorizados por los infiernos, que además para requintarlos completamente tienen –deben- que limpiarse del pecado original desde recién nacidos; porque si muere sin bautizar, su alma empieza a ir de un lado para otro; “por baños depurativos” hasta quedar limpia, ¡por atreverse a existir con permiso de Dios!. A pesar de la férrea recomendación yo siempre he comido y bebido sin malos recuerdos de gula, y he copulado todo lo que me han dejado y he podido. ¡¡A mi no me  ha  jodido la vida ningún pecado a observar!!; siempre respeté –y me fue suficiente- el código penal, hasta en sus nimios detalles. 
El hombre se auto inculpa y se llama así mismo <> y dice que “lleva la Cruz y que es un penitente”. ¡¡No dejen de oír la voluptuosidad en ese lamentarse y acusar!!: lo único que he aprendido hasta ahora, es que <>. El hombre debe vivir al día, tranquilo de los deseos que siente; que para ello fue hecho. Los intentos con lo divino solo han traído sacrificios humanos, guerras y lo peor de lo peor. Sea sencillo y no tenga absurdas pretensiones de ser un semejante de Dios (seguro sacrilegio) e ir a un cielo que nadie ha visto; solo, y en el que cree, por el terror humano que le han inoculado desde la cuna; ¿porqué ve tan natural hablar teológicamente (inventando) de un lugar que nadie puede describir?  Bueno sí, el papa español Alejandro, pero, ya sabemos lo que fue el elemento infrascrito.

No hay comentarios: