lunes, 8 de octubre de 2018

¡Qué entiendo por libertad en una democracia real!

Por Luis C. García Correa
¿La libertad tiene matices? La liberta no tiene matices. La libertad es una vivencia real, efectiva e indiscutible de gozar el privilegio, la autoridad y el valor de elegir el bien o el mal sin coacciones externas.
“¡La libertad es la honestidad vivida y practicada, en cada momento, a lo largo de toda la vida!”
“¿Qué es el libertinaje? El libertinaje es la deshonestidad practicada y ejercida con la corrupción en los actos de la vida.
“¿Qué es la autoridad? La responsabilidad de ser honesto, leal y de decir la verdad, que tiene quien ha sido nominado en votación libre y legal y durante todo el tiempo que dure el mandato recibido y aceptado.
¿Quién tiene la autoridad en una democracia real? El pueblo honesto y participativo que unido ejerce su autoridad y la delega en quien ha elegido.
¿Qué es la corrupción? La deshonestidad de pensamientos, de dichos y hechos sobre el pueblo y la autoridad.
Hacer y practicar la corrupción, con autoridad o sin ella, es merecer del repudio y reproche de la sociedad, de la nación y ser merecedor del mayor castigo, por repartir el mal.
Tener autoridad en una democracia real es haberla recibido, por votación legal, honesta y libre, del pueblo que lo ha elegido.
Aprovecharse del cargo de autoridad o de la posición política, social o económica,  es un acto execrable y condenable que debe ser castigado por la justicia y quedar como ejemplo estigmatizado de enemigo social nacional. Y, dependiendo del cargo, llegar al repudio y castigo mundial.
¿Qué entiendo por la libertad en una democracia real? El respeto, el amor y la honestidad de toda persona, autoridad o pueblo en general mientras vive y actúa como un ciudadano normal y no como un enemigo mortal de la sociedad.
El abuso y mal uso de la libertad del pueblo o de la autoridad debe ser castigado y estigmatizado como enemigo del bien, de la sociedad y de la nación, por corrupto y merecedor del castigo familiar, judicial, social y nacional mientras viva, y su nombre quede gravado como enemigo de la sociedad.
La libertad y la felicidad son los atributos y vivencias que deben gozar y disfrutar los ciudadanos que viven y actúan con amor a los demás, honestidad y lealtad en libertad, por ser buenos ciudadanos.
Anatema y condena a quién abuse y use mal de su posición, de la autoridad o de la libertad. Su corrupción le hace merecedor del castigo que le sea asignado como enemigo social, pudiendo llegar a  ser enemigo mundial
Quién no ama, no respeta ni considera a los signos que representan a la nación (en España: el Rey, el himno y la bandera). Es lo propio del malcriado, apátrida, renegado, vividor que debería marcharse por ser enemigo de esa nación, por alterar la convivencia en una democracia real y verdadera y por faltar a la libertad al no respetar a los demás.
¿Qué es la libertad en una democracia real? El amor, el respeto y veneración a todo lo que representa esa nación y por lo que se está dispuesto a morir para defender esa libertad y el respeto, amor y veneración de los demás.
“¡¡¡La libertad en hacer el bien sin mirar a quién!!!”
“¡¡¡La autoridad es hacer el bien y ayudar a todos por igual!!!”
“¿Qué entiendo es la libertad en un democracia real? La honestidad vivida, repartida, practicada y compartida en la libertad.

No hay comentarios: