viernes, 3 de mayo de 2013

Es peor cometer injusticias que padecerlas

Por: Luis C. García Correa y Gómez

¡Si hiciéramos lo que contestaron San Pedro y San Pablo al Sanedrín de Israel por estar predicando, que al haberles prohibido que lo hicieran dijeron: “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”! Estaban convencidos de que “no hay peligro para quienes temen a Dios sino para quienes no le temen, y de que es peor cometer injusticia que padecerla”. Si hiciéramos lo mismo, el mundo sería lo que debería ser: un paraíso.
Hoy y siempre se nos exigirá fortaleza en medio de algunos ambientes de indiferencia religiosa y social. De falta de participación en defensa de los valores humanos. Se necesitan ciudadanos con clara conciencia del deber de ser buenos ciudadanos. El primer deber: no aceptar normas contrarias a la ley natural.
Los Estados no son jurídicamente omnipotentes; no son la fuente del bien y del mal. Sí deberían ser los promotores del bien particular y social, y ser los servidores de la comunidad. Tenemos que ser críticos en las instituciones políticas y sociales. Colaborando a que desaparezcan las injusticias. Seamos auténticos protectores de los bienes fundamentales de la persona. Protegiendo al derecho a la vida, al matrimonio y a la familia, permitiendo que los padres puedan educar a sus hijos, la libertad de enseñanza y de expresión, la igualdad en las oportunidades en el trabajo, la seguridad ciudadana, la libertad religiosa, etc. etc. Apoyando todo aquello que afecta al bien común.
La pasividad de pasotas e individualistas ante estos asuntos es una realidad tremendamente preocupante, por la falta de lucha en defensa del bien común. Por los pecados de omisión. Los católicos tenemos la obligación de santificar esas realidades. 
Hay quien quiere construir un orden temporal sólido y fecundo sin Dios. No se trata de construir y convertir el mundo en una sacristía, ni la familia en conventos, ni la economía en beneficencia …Se trata de ser consecuente. De tener una estricta moralidad, o lo que es lo mismo: buen sentido. Ante el mal nadie puede pensar que no puede hacer nada.
Lo poco o mucho que podamos hacer hay que hacerlo. Todos podemos y debemos vivir y actuar con responsabilidad, tanto en la vida privada como pública.  Y evitar o tratar de evitar las injusticias, en la vida personal, social y familiar. Tanto en el orden económico y material como en las demás acciones sujetas al orden moral.
Tratemos de hacer este mundo sin injusticias. Depende de todos, de usted, de mí y del vecino. Tratemos de actuar con sentido sobrenatural y sentido común, convirtiendo el mundo en un lugar habitable, más humano, que sea un medio de santificarnos. 
Todos, sin excepción, podemos y debemos aportar nuestro grano para hacer la montaña de la felicidad y de la libertad, eliminando las injusticias. Sólo faltamos usted, yo y el vecino, y tendremos el mundo que merecemos. “Quien es fiel en lo poco, lo es también en lo mucho”.

2 comentarios:

Sergio Naranjo dijo...

Una madre no admite la segunda novia de un hijo que se ha divorciado, porque según la interpretación que para todos los matrimonios da la Iglesia Católica de una sentencia de Jesucristo referente al libelo de repudio de los judíos, y que ella cree a pie juntillas, la mujer de su hijo es la primera. Aunque del divorcio fuera culpable esa primera mujer. La madre niega la felicidad del hijo, hecho increíble, por obediencia a sus creencias. A mí no me parece justo.
Hay que tener mucho cuidado con obediencias ciegas. Un juez masón debe obedecer a la Ley, no a su Logia; un soldado debe respetar la Constitución, no atentar contra el Pueblo por cumplir órdenes.
Creo que una cosa es la obediencia y otra el fanatismo. Y su frontera se sitúa justo donde está la diferencia de opiniones de unos con otros.
Cumplamos las leyes, modifiquemos de manera pacífica las que no nos gusten, atendiendo al orden general. Protestemos.
Pero no impongamos lo que otras personas nunca verían sino como un atentado a su libertad.
Saludos, don Luis.

Noemí Padrón dijo...

Estaba la gacela tan tranquila comiendo en el campo y PLASHHHH llega el león y se la zampa...¿qué culpa tenía la gacela?...y...¿Qué culpa tiene el león de no ser vegetariano?...

La vida no es ni será nunca justa...La justicia NO EXISTE...No existe ni en la naturaleza...Podemos intentar ser buena gente y no hacer daño a nadie, pero llegar a ser justo es TAN DIFÍCIL...

Lo que para uno es justicia, para otro no lo es tanto...

Pero sí, creo que hace menos daño al alma padecer la injusticia que cometerla y que nos hace crecer como personas...

Abrazotes

Noemí