jueves, 5 de septiembre de 2013

Las familias de fusilados de San Lorenzo rompen el acuerdo con Cardona

La Provincia. La Plataforma de Familiares de los Fusilados de San Lorenzo rompió ayer las negociaciones con el alcalde de la ciudad, Juan José Cardona, sobre la apertura de la fosa donde se encuentran los restos de sus seres queridos, asesinados durante la dictadura franquista. El regidor había citado a los afectados a una reunión para tratar el tema y tras un primer momento en el que parecía que había un acuerdo para estudiar las posibilidades de exhumar los cadáveres, la Plataforma dio marcha atrás por un supuesto trato "humillante e insultante" del alcalde hacia uno de sus miembros.
Pino González Santana, portavoz de los familiares, aseguró que "las negociaciones se han roto al cien por cien". Explicó que "lo que rompió la situación fue que, desde que nos sentamos, hubo unos treinta minutos en los que Cardona hablaba de las críticas que la gente ha hecho sobre él en nuestro blog, y atacó directamente a un familiar que escribe en este sitio. Fue un ataque en el que dijo que esa persona trabaja en esta misma casa, como insinuando que trabaja en el Ayuntamiento y el puede tomar las decisiones de despedirlo o no. Nosotros pensamos que lo que ha querido es dividir a los familiares, y eso no lo va a conseguir, porque estamos unidos hasta el final. También que nos callemos, que nos mantengamos en silencio y no lo critiquemos. Además para cubrirse él y quedar bien ante los medios, como que está abierto a un diálogo, y la verdad es que no está abierto a nada", agregó.
En un principio, la portavoz y otros representantes de la Plataforma acudían esperanzados al Consistorio para llegar a un entendimiento: "La jurisprudencia ha negado todo desde el primer momento, por ello nos remitieron al Consistorio. Lo presentamos por escrito en varias ocasiones, y nos volvieron a remitir al distrito de Tamaraceite, con la concejal Carmen Guerra. En primer momento dijeron que no se hacían cargo de ese tema. Sin embargo, ahora hay posibilidad de llegar a un acuerdo". El Ayuntamiento no quiso ayer contestar a la decisión de ruptura de negociaciones con la Plataforma.
La fosa número dos del cuartel número seis del cementerio de Las Palmas es donde descansan los restos de alrededor 65 fusilados republicanos, y esta es la que quieren abrir. Pero, según la portavoz, las pegas que han puesto para ello, en un principio, han sido "de todo tipo". Aún así, no han dejado de luchar para ver cumplido su objetivo.
En cuanto al tema económico, los descendientes de los fusilados comentaron, antes de la ruptura, que estaban dispuestos a hacer frente a parte del pago del trabajo que suponga la apertura de la fosa.
Después de más de una hora de encuentro, la portavoz comunicaba que la reunión había ido "muy bien". Incluso llegó a decir que se iba a crear una comisión "en la que Cardona está totalmente de acuerdo con nosotros en echarnos una mano". González agregó además que todo estaba en vías de solución. Añadió también que se iba a realizar "una investigación y luego la cata y exhumación".
González señalaba en esta comparecencia y sin mostrar sus desavenencias con el alcalde que había "una puerta abierta para el entendimiento".
Tras estas declaraciones, Mimi González, concejala de Ciudad del Mar, Cementerios y Salud Pública, aportó la versión del Ayuntamiento: "Hemos salido con la idea clara de tener una mesa de trabajo, una comisión para indagar un poco más, tener la capacidad y rigor de trabajo de localizar y de medir las posibilidades de lo que la plataforma pide". La edil aseguró que "es algo sensible y un tema que repercute no solo en ellos, sino en todos los que están en esa fosa. Tal y como está planteado por los familiares, es inabordable. En las zonas comunes puede haber, en el mejor de los casos, 600 restos, eso no se puede abordar así, porque estaríamos incurriendo en el derecho de los otros que están ahí".
Según la concejala y antes de que se conociera la decisión de las víctimas, el primer paso a seguir era estudiar, "y ver la certeza de donde pueden estar y si el tema es posible".
"Estamos contentos", llegó a decir, "porque empezamos a caminar y según vaya avanzando el trabajo, tomaremos una decisión u otra siempre de acuerdo con ellos. No se han fijado plazos, pero lo importante es que nos hayamos puesto a trabajar. A partir de ahora las cosas irán tomando su camino. Hoy por hoy, esa petición genérica, y ellos lo entienden, es imposible". Rotas las conversaciones, la Plataforma seguirá "otro tipo de vías".

No hay comentarios: