lunes, 28 de octubre de 2013

El Ayuntamiento acondiciona el Manuel Lois para un campus tecnológico


La Provincia. El que comenzara como cuartel de la Armada Española Manuel Lois, situado en el barranco de Tamaraceite, será protagonista en el pleno que se celebrará el próximo miércoles 30 de octubre. Tras el proyecto frustrado, abanderado por el exalcade socialista Jerónimo Saavedra, de convertirlo en referente de la candidatura de Las Palmas de Gran Canaria a Capital Cultural Europea 2016 , el objetivo de la actual corporación municipal es hacer de la construcción un laboratorio tecnológico que esté cien por cien operativa para el primer trimestre de 2014. Los distintos edificios del antiguo centro militar ya están a punto para acoger a empresas tanto locales como internacionales, con las que ya hay avanzados algunos acuerdos. Para ello, el Ayuntamiento aprobará una modificación de crédito de una cantidad de 110.000 euros que irán destinados a la mejora tanto de las instalaciones eléctricas como de los accesos al complejo. La partida saldrá del presupuesto de Presidencia y Seguridad para ir a parar a la Sociedad de Promoción de Las Palmas de Gran Canaria.

La rehabilitación del conjunto de edificaciones del Manuel Lois estuvo enfocada en su momento a la dotación de un centro para actividades colectivas y para el fomento de la educación medioambiental y cultural. La superficie construida sobre la que se llevaron a cabo las acciones de reparación asciende los 8.000 metros cuadrados, que a su vez se traduce en una conjunto de más de una veintena de inmuebles, agrupados en cinco bloques. Se previeron equipamientos como cocinas, chill out, ludoteca, Eco-Tienda, salas colectivas, oficinas para exposiciones, aulas para talleres de diferentes artes o un restaurante. Todo esto ha estado durmiendo el sueño de los justos y ahora el Consistorio le busca utilidad.
La apuesta por Campus Tec parece consolidarse tras varias ideas fallidas que no llegaron a cuajar, sobre todo por falta de financiación. El mismo Juan José Cardona, alcalde capitalino, proyectó el año pasado en el enclave un Instituto Euroafricano para la Gobernanza, que haría las veces de escuela a los políticos y gestores africanos en el arte de dirigir según las bases europeas. Aunque, sin duda, la aspiración más ambiciosa para el conocido como el polvorín militar durante las últimas seis décadas, fue el de su reconversión en una especie de Casa de Campo de Madrid.
El fallido parque de las Creaciones, que simbolizó durante el mandato de Saavedra su sueño y discurso electoral de convertir la ciudad en Capital Cultural Europea en 2016, costó hace tres años casi cinco millones de euros. De nada sirvió destinar fondos del plan Zapatero a una instalación que se encontraba en un avanzado estado de deterioro y abandono cuando lo adquirió el Consistorio en 2006. Porque ni se culminó, ni generó el empleo previsto con el que pretendían hacer una cruzada al paro, ni mucho menos en él se creó o innovó en nada.
El resultado final fue un centro que nunca llegó a abrir sus puertas, como tantas otras obras en la localidad, por falta de capital para la mejora de sus accesos.
Y de la idea de convertir este espacio de 168.000 metros cuadrados en un gran taller de creación artística, a un laboratorio científico y tecnológico en pleno barranco de Tamaraceite, en Hoya del Paso. El actual grupo de gobierno pretende hacerlo realidad a la par que atractivo para posibles futuros inversores, con una partida de 110.000 euros con los que se culminaría el proceso de rehabilitación. Dicha cuantía tiene por destino la mejora de la instalación eléctrica, así como de las entradas del Manuel Lois. Asimismo el dinero saldrá del presupuesto de del área de Presidencia y Seguridad para pasar a la Sociedad de Promoción de Las Palmas de Gran Canaria. El Ayuntamiento pretende licitar estas últimas obras antes de que finalice el año con miras a que Campus Tec esté cien por cien operativo en el primer trimestre de 2014.
Las labores de rehabilitación efectuadas en la zona de acuartelamiento se basaron en operaciones mínimas e indispensables que adaptaron la funcionalidad de las edificaciones al programa propuesto. La conservación de las características ambientales se limitó a revestimientos, carpinterías y pequeños cambios de tabiquería interior. Agrupados en cinco bloques, los 23 inmuebles cuentan ya con la distribución de actividades que acogerán en su interior una vez se abran las puertas del laboratorio científico y tecnológico. El edificio principal, que ocupa la zona central del complejo, albergará en su planta alta un sector de estancias de reunión. En él se prevé también, como uso complementario, un área destinada a la residencia temporal, formado por cuatro dormitorios con baño.

No hay comentarios: