sábado, 1 de marzo de 2014

Tamaraceite sueña con su Jonathan Viera o Vitolo

 - Héctor Ramírez y Miguel Acosta, en las obras del campo Juan Guedes, centro de operaciones de la UD Tamaraceite (C. Torres)
- Héctor Ramírez y Miguel Acosta, en las obras del campo Juan Guedes, centro de operaciones de la UD Tamaraceite (C. Torres)
Tinta Amarilla. El legendario club del barrio capitalino renace para ofrecer en el remozado Juan Guedes una propuesta "para niños pobres o ricos; todos caben en nuestros equipos"
Manuel Borrego
Así es la génesis de un sueño. Un día reciente, Miguel Ángel Ramírez citó en el despacho profesional a su hermano Héctor (33 años) para preguntarle: ¿Y por qué no ponemos en marcha otra vez a la Unión Deportiva Tamaraceite?. Aquel mensaje calaba en el corazón de ambos ya que el histórico club de la capital había sido parte de sus vidas, desde la infancia hasta la juventud. Héctor comprendió de inmediato que había que hacerlo porque "¡cómo el presidente de la Unión Deportiva Las Palmas no iba a acordarse de su primer equipo, el de nuestro barrio!", expresa.
Héctor Ramírez -imagen de la derecha- y un grupo de personas se pusieron manos a la obra porque es el trabajo el que convierte en realidad los proyectos. "Cuando nos empezamos a mover, de un club tan histórico solamente encontramos su sombra", expresa a Tinta Amarilla el hombre que ha tomado en primer grado el mando de las operaciones de algo que ya no es sólo un anhelo. La UD Tamaraceite renace en 2013 para salir a competir en las categorías que recorren un equipo alevín, otro benjamín, infantil, cadete y juvenil. En total de cinco plantillas para el primer año, "está bien para empezar porque el trabajo es muy amplio. Somos el club de todo el mundo. Nuestra idea es realizar una labor social, robarle a la calle el tiempo de estos niños para que tengan una oportunidad de hacer deporte. En nuestra propuesta tienen cabida niños ricos o pobres, para todos sin distinción".

El regreso de la UD Tamaraceite lo hace como apéndice filial de la propia Unión Deportiva Las Palmas, al establecerse de inmediato un convenio de colaboración como el que ya goza la mayoría de las entidades de Gran Canaria. No podía ser de otra manera. Héctor evita imponer plazos en los objetivos porque "primero hay que edificar los cimientos de la entidad, nuestra estructura. Empezamos desde cero. Y, aunque pueda parecer lo contrario, lo más difícil hasta el momento es la captación de jugadores". Para ello, el club ha realizado en uno de los campos de la Mayordomía un casting dirigido a futbolistas nacidos entre 1997 a 2005, que prolongará a partir de la próxima semana en el propio estadio Juan Guedes, cuando esta instalación esté totalmente preparada para recibir a los jóvenes deportistas. "El cupo de jugadores no se ha cerrado. Al contrario, invitamos a venir a todos los niños que deseen probarse con nosotros. Aquí les recibiremos con los brazos abiertos".
Porque una de las condiciones especiales con las que contará el nuevo Tamaraceite ya no se prodiga en el fútbol base: "El club se hace cargo de todo", matiza Héctor. "El jugador del Tamaraceite no tendrá que pagar cuota alguna; nosotros proporcionamos los equipajes, pagamos las fichas y mutualidad; a nuestros colaboradores, incluso, les facilitaremos ayudas para el desplazamiento si es necesario ... todo, como hace la propia Unión Deportiva Las Palmas en su cadena de filiales. Saldremos a competir en estas cinco primeras categorías y en el futuro, si el club progresa como esperamos, tendremos nuestros propios equipos de categoría regional nutridos por la cadena del Tamaraceite. El sueño completo sería poder proporcionar al fútbol grancanario nuestro propio Jonathan Viera o Vitolo. ¿Quién sabe?. A lo mejor esos niños están ahí esperando una oportunidad ..."
Aspecto general de las obras de montaje del césped en el Estadio Juan Guedes, en Tamaraceite (C. Torres)

Un renovado Juan Guedes

El primer aliado de la entidad va a ser el campo donde hasta hace unos años ejercía el Universidad de Las Palmas de Gran Canaria en la Segunda División B. Pero para ocupar el Juan Guedes, los nuevos inquilinos han debido hacer unas reformas muy importantes. "Hemos de agradecer al Ayuntamiento la colaboración, porque ha cedido el césped que fue relevado en el Alfonso Silva. Lo estamos instalando y mejora las condiciones del anterior que había aquí". Las obras continuaron con la reposición de vestuarios, accesos y el pintado incluso de la propia instalación, que ya luce el blanco y azul tradicional del equipo madre.
La nueva directiva de la entidad está compuesta por Francisco Ramírez Méndez (presidente), Miguel Acosta (vicepresidente), Héctor Ramírez (secretario), Gabriel Falcón (tesorero) y Manuel Hernández Ramírez (vocal). La coordinación técnica de los equipos la realizan el ex jugador amarillo Javi Martel de la Guardia y Ignacio Jesús Trujillo, personas que "para nosotros representan un lujo tenerlas por sus conocimientos y la propia vinculación con nuestro barrio. El tirón sentimental manda en nuestro proyecto, como se puede apreciar", matiza Héctor Ramírez.

A la izquierda, los directivos comprueban la distribución del caucho del césped artificial (C. Torres)
Las competiciones de escuelas también están esbozadas en el origen de esta propuesta, pero "cada cosa a su tiempo; las tenemos presentes (...) Queremos que este equipo, que tanto significó a la ciudad en su momento, vuelva a ser de todos. Y entre todos lo conseguiremos".
Tamaraceite combate la crisis con cariño. El barrio otra vez vuelve a teñirse de blanco y azul ... y sin duda también de amarillo.




El gran capitán de Tamaraceite

Juanito Guedes es la referencia en el nexo entre el histórico club que renace en 2013 y el fútbol de Canarias y la UD Las Palmas. El internacional amarillo puso en el mapa futbolístico a una entidad que militó en el grupo canario de Tercera hasta 1984, siendo hasta ese momento uno de los animadores de la competición. En la imagen, le vemos precisamente en los prolegómenos del partido entre la UD y el Deportivo de La Coruña -que visita este sábado el Estadio de Gran Canaria-. Corresponde al partido disputado en el Estadio Insular en la temporada 1969-70, cuando estaba en plenitud de facultades (Norberto Rodríguez)

No hay comentarios: