martes, 15 de abril de 2014

La Soledad

Por Luis C. García Correa
Los humanos somos seres sociables por naturaleza y nos necesitamos los unos a los otros. Hasta el anacoreta.
La soledad es la ausencia de esa ayuda incomparable en forma de compañía.
Estar solo obliga a la mente a adaptarse a esa circunstancia, a la soledad.
Esa aceptación y adaptación son bastante difíciles de llegar a vivirla en su totalidad.
Hace años decía:“si me quieren castigar, déjenme solo”. Y he tenido que corregir, en parte, esa aseveración. No me he acostumbrado, pero la he tenido que aceptar, sin complacencia.
Gracias a mi fe, mi familia, mis amigos, mi comunidad y a lo importante que es este blog voy llenado los huecos y las soledades de mi vida.
Aprovecho el sacrificio de la soledad para ofrecérselo a Padre Dios. Así le saco partido en el presente y también para la eternidad. Todo esto hace sentirme mejor y más reconfortado, y menos solo.
Sin olvidar y sin dejar de vivir que “la soledad es la soledad”.
Por eso les necesito a todos ustedes, y les deseo la plena felicidad y la plena libertad en compañía de los seres queridos, amigos y vecinos.
Que no tengan la soledad, sino la compañía de Nuestro Señor Jesucristo, en especial en esta Semana Santa, con el gozo de la Resurrección, fundamento de nuestra religión católica.

No hay comentarios: