domingo, 13 de abril de 2014

Los vecinos de Tamaraceite representan en la calle los pasajes de la Pasión de Cristo

La Provincia. Durante dos horas el barrio de Tamaraceite se convirtió en la lejana ciudad de Jerusalén. Como si de un viaje al pasado se tratase, la Carretera General del barrio capitalino adquirió el cariz de la Palestina que gobernó Pilatos durante el imperio de Tiberio. En ella, se vivió anoche una versión condensada de los últimos días de Jesucristo, que consiguió emocionar a aquéllos que acudieron al evento que este año celebra su tercera edición. Un paseo por diferentes pasajes bíblicos que más de uno conocía a la perfección y que se atrevían a adelantar antes de la representación. Porque "no es lo mismo verlo por televisión que en directo", los vecinos se echaron a la calle para vivir a escasos metros la Pasión de Cristo, encarnada por los propios residentes de la zona.
Con gritos de "¡hosanna, hosanna!", reciben los actores que encarnan a la "gente del pueblo", a un Jesús al que da vida desde que se inició esta ya consolidada práctica, Daniel Ríos Moreno. Que, en esta ocasión, evocó la entrada triunfal en la capital israelí a pie y no en burro, como narra la tradición. Entre los espectadores se encuentra Juan Hernández, "nacido y criado en Tamaraceite", que no se ha perdido la actuación ni un año. "Es muy bonito", asegura antes de adelantar que el siguiente pasaje es la Última Cena.
Mientras los actores se acomodan en una gran mesa bien provista de pan y vino, Hernández no puede evitar confesar que a él, le "gusta todo, menos que le [a Jesús]den latigazos y lo claven en una cruz". Y es que no falta detalle ni ambientación. "Vivir la representación es mucho más bonito que leerlo o verlo en alguna película", cuenta Margarita Delgado, que fue a ver la escenificación desde Lomo los Frailes. "A veces hasta te impresiona", revela y, por eso, este año ha decidido invitar a ir con ella a sus amigas Teresa Rodríguez y Benita Granado.
Lea la noticia completa en la edición impresa de La Provincia, en el PDF del periódico o en Orbyt

No hay comentarios: