martes, 30 de diciembre de 2014

No pueden y ellos lo saben

Por Pedro Domínguez Herrera
Últimamente la prensa,  la información  y las tertulias se han vuelto insoportables. La corrupción se ha llevado las buenas formas del periodismo, que se deja llevar por los gustos de una sociedad enferma, que se regodea con el sufrimiento, con el ojo por ojo… el tú más, ha llevado a los partidos políticos a una senda de no retorno y para sus males les ha salido un competidor: “Podemos”, que solo tiene que decir lo ya cansino de la casta, para que el patio electoral se revolucione. Siempre ha sido así: tras una ilusión el desengaño y    
vuelta a empezar. Ya nadie se cree nada, pero lo mas lamentable es que saben que les están mintiendo; pero a las masas les gusta que les acaricien los oídos  y al final, si nadie lo remedia, acaban votando al esperpento, a la argucia de juntar las injusticias y el malestar económico… y a lo Robín Hood, quitar a los ricos y repartirlo a los pobres. ¡Todavía hay gente que cree que existe tal posibilidad en el mundo actual!
Las ideologías, la moral, el sentido común y otras virtudes que deben acompañar al gobernante, no tienen cabida para que pueda disponer a su antojo del gobierno de su nación. En estos tiempos en que las multinacionales gobiernan a sus anchas, el gobernante se agarra a el timón y ellos se lo mueven.
Si surgiera un partido político que dijera la verdad, que ofreciera lo mínimo, que explicara la situación, que no se identificara con derecha ni izquierda, ahora mismo ganaría las elecciones por mayoría, para en las siguientes, cuando todo se calme: corrupción, crisis económica…volver a entregar el voto a las fantasías y a las propuestas irrealizables.
  Donde quiera que se mire, solo aflora la mentira, la mezquindad y lo mas degradante del genero humano. Qué garantías ofrece un partido que en las municipales no se presenta en los ocho mil y pico ayuntamientos que hay en España porque se le “pueden” colar muchos garbanzos negros y solo se presenta en unos pocos ayuntamientos. Si este partido no está hecho aún,  a qué aspirar el gobierno de un país.
Al ganar unas elecciones, hay que enfrentarse a miles de nombramientos, desde delegados de gobierno, cónsules, fuerzas armadas…y una madeja interminable.  Mientras se soluciona este entramado ¿Quién gobierna? ¿En qué grupo social se buscan los adecuados candidatos? Tendrían que ser de los que no están en el grupo de salida, que los tienen acaparados los dos grandes partidos: gentes que no son de ideologías, sino técnicos y humanistas que se ponen al servicio del poder.
Los experimentos en las democracias se pagan caros y cada momento lleva unas directrices que son las apropiadas; ahora mismo lo que interesa es reducir el paro y la deuda. Esa es la única solución.
Pudiera parecer que estoy en contra de esta gente, cuando hay ciertos puntos en sus propuestas respetables y hasta acertados, pero por ahora NO PUEDEN Y ELLOS LO SABEN.      

No hay comentarios: