viernes, 2 de enero de 2015

A mis queridos y admirados lectores

Por Luis C. García Correa
El 17 de diciembre de 2014, y siendo las 17 horas, se cumplió el quinto aniversario de mi vuelta a la vida, de mi infarto, y de mi recuerdo imperecedero de la muerte.
Soy y sigo siendo creyente, con intensos deseos de ser consecuente y obediente a los Mandamientos, generadores del bien presente, del futuro y del eterno.
¡Cuánto les necesito! La felicidad es compartir. El bien es ser consecuente con los Mandamientos.
Amar es vivir, con intensidad y realidad, las mieles de la bondad.
¿Y todo esto a qué viene? A decirle, a mis queridos y admirados lectores, que la alegría y responsabilidad que me causa el seguimiento, de todos ustedes, en la lectura de mis escritos, hace que mi felicidad sea indescriptible y llena de contenido. Y todo ello lleno de responsabilidad que origina y dirige la honesta participación, en la búsqueda del bien, de la felicidad y de la libertad.
A mis queridos y admirados lectores desearles la plena felicidad y la plena libertad, para que con ellas podamos tener la honesta y participativa mayoría que induzca, y hasta imponga, la honesta participación, que es la solución.
A mis queridos y admirados lectores decirles que soy, he sido y seré un obediente y sincero agradecido, acatando lo propuesto por la sincera y participativa honesta mayoría, quien debe dirigir y orientar la vida personal y social, para hoy y para siempre.
A mis queridos y admirados lectores: Quedo a la espera necesaria, deseada, e ilusionada de que continúen leyendo mis artículos y comprendiendo mis deseos. Su apoyo seguirá siendo el cimiento del edificio que quisiera construir sobre los pilares de la hermandad, la felicidad, la libertad y la responsabilidad.
Cimientos que necesitan, e insisto: la honesta participación de la mayoría, origen y fin del bienestar personal y social, y que es la solución.
Gracias mis queridos y admirados lectores.
Feliz y libre 2015.

2 comentarios:

María dijo...

Feliz y libre 2015 a usted también Don Luis.

Tino Toron dijo...

Don Luis: Gracias por todo lo que nos ha dejado y seguirá dejando en bien de todos nosotros.
Soy un lector y seguidor y discípulo suyo, lo que me motiva a seguirle, pero nunca alcanzarle, pues para mi,en la actualidad dentro del Distrito es EL MAS GRANDE, sin pretenderlo serlo.
Gracias por su humildad
Dentro de este año 2015, queremos entre todos ser mas felices.
Un fuerte abrazo