jueves, 18 de agosto de 2016

En cantiga de Machín se alude al “Yo no puedo comprender corazón loco” ...

Por Antonio Domínguez
Sabido es que las cadenas de producción, envasado, embotellado; la mecanización de los muelles, almacenes, en domicilios etc. Se van a quedar para crecer y perfeccionarse (las mecanizaciones).
Los países europeos más civilizados financian conocimiento en general a toda la mano de obra excedente de la máquina; pagan bien a los dispuestos a no vagabundear por las calles. Finlandia tiene vacas sin fin para absorber el fracaso escolar; de ahí su excelente enseñanza, mentirosa, sí, porque, hasta en Finlandia hay cientos de miles de toletes que no les entra la letra ni a martillazos.
¿Se engaña al pueblo porque se conoce su rebeldía y desobediencia hasta donde puede? Y ¿se le dice, se les manda a que tengan hijos para provocar que no los tengan? ¡¡Gente sobra para apretar el botón y poner en marcha las máquinas!!
Antes para vivir había que trabajar mucho. Hoy para comer hay que vivir en una cola: así de estupenda es la vida en pobreza; cuando es pobreza en todos los aspectos, te pasa por encima hasta Ada Colau y su cabeza de partido que ahora se llama NO PUDIMOS (no se puede dar su nombre por el tremendo amor y respeto, que a él, el pueblo entregó. Este pueblo mega sabio, sobresaliente en sabiduría de voto.
Lo que opina D. Felipe Enrique Martin Santiago en TELDE ACTUALIDAD en su artículo “De la búsqueda del pleno empleo, al paro que nos espera” es exacto para mi gusto. Creo que es exacto lo que va a pasar. Le recomiendo que lo lea, es pequeño pero acabadísimo y dominador del asunto al completo, por lo que le sugiero que lo estudie antepuesto con respecto a mi apartado 7.

El comentario al artículo señalado que hizo D. Alberto, con el cual no estoy muy de acuerdo, especialmente con eso de puente entre tres continentes, porque somos el WC de los tres continentes, por lo que usted mismo insinúa del turismo. Lo más grande de todo para mí es el raro placer que sentí cuando usted dijo: “el turismo ni lo nombro, nada de servir, somos conquistadores no mayordomos” ¡A ver si no es real lo de conquistadores! Hay que ser inteligente, listo e imparcial para no tildarse de guanche después de haber venido aquí expresamente a matarlos (me meo de mea culpa personalmente junto a toda mi familia invasora desde el primer día de los primeros desembarcos) es por lo que junto a don Felipe le felicito. ¡Qué poca vergüenza! Provenientes que somos de la escoria de las hordas españolas y portuguesas, pululantes en las riveras del Guadalquivir: bandidos de toda etiología: “cargados de vino y ron con todas las velas rotas” bañándose en sangre inocente que crea adicción criminal en el criminal; de tener que bañarse en ella cada hora y media. ¿Cuál no será el horror que provoca y el delito en que ignorante absoluto incurre, quien dice que es guanche donde la gente le oye? Pues, ninguno porque las conquistas a fuego y plomo –bastante después del siglo de las luces no están prohibidas. Puede que un español matara a un guanche y le arrancara el alma para tener dos almas y la de él propia ponerla atrás y quedar como del alma atrás un angelito de Dios. Un canario chico, flaco, bien casteado en patrones directos de esas gentes primeras de esa parte baja de España, si lo hacen calentar bien, empieza a morder, cocear, a lanzar puñetes, caves, rodillazos; se hace neumático macizo y como no se ajunten quince a mantenerlo –no oye razones- mata, es su naturaleza criminal, al que se proponga donde quiera que se proponga. Vamos, después de salir de sus manos la víctima, queda un muerto muy feo por mutilado. Cuando se le quita la calentura a este patrón genético único para el mal, queda manso como una cabra. La gente se asombra como aquello tan chico… ¡¡que se lo pregunten al extinto pueblo guanche!!

No hay comentarios: