viernes, 9 de septiembre de 2016

¡El tiempo y el espacio!

Por Luis C. García Correa
La vida humana está marcada y definida por el espacio y el tiempo, así como por uso que le damos a ambas magnitudes.
El espacio y el tiempo, el tiempo y el espacio, son irrepetibles e irrecuperables.
Perder el tiempo, en el corto espacio del mismo que vivimos, puede llegar a producir daño personal o puede dañar a otros, que es aún peor.
Descansar no es perder el tiempo, y les deseo que sea en el espacio más agradable posible.
La libertad nos permite, y hasta nos obliga, a no malgastar y aprovechar el tiempo y el espacio para aumentar la felicidad y la libertad, propia y ajena.
Benditos y alabados sean los honestos y participativos que usan el tiempo y el espacio para ayudar, sembrando felicidad y libertad.
Ayudar fortalece la felicidad y la libertad, y elimina las toxinas del mal que genera el egoísmo y el pasotismo.
La vida es muy corta y tiene un valor enorme como para perder el tiempo en el espacio que vivimos.
El tiempo, en ese espacio, jamás se recupera. Ese instante es irrecuperable y de un valor incalculable.
Una toxina del tiempo y del espacio es el agobio en la búsqueda desmedida de cosas materiales, muchas innecesarias, que nos creemos que son la felicidad, y suele ser consumismo dirigido y aceptado.
Nacimos, crecimos y vivimos en un espacio y en un tiempo determinado de forma continuada hasta la muerte, un episodio que también ocurre en un tiempo y en un espacio determinados.
El poder personal es tan grande e implica tanta responsabilidad porque podemos usar el tiempo y el espacio en aquello que queramos, si tenemos libertad.
La vida, en el tiempo y en el espacio, es un don que nos permite amar para tener la plena felicidad, que al repartir esa felicidad aumenta e incrementa el amor pudiendo llegar al éxtasis de la felicidad.
El tiempo y el espacio poseen una riqueza única, invalorable e intransferible.
El tiempo y el espacio son el momento, el instante, para aprovecharlo bien.
El tiempo y el espacio nos divinizan por el amor y la libertad.

No hay comentarios: