domingo, 16 de octubre de 2016

Coger vías alternativas a la Circunvalación es un suicidio

                                                                                                                    Fotografía: Xili Guzmán











Salir de Tamaraceite cada día se convierte en un suplicio. Como el otro que dice "amanece en la carretera". Porque hacer un trayecto que generalmente tardas entre cinco y diez minutos se puede convertir en toda una odisea. Y mira que la policía pone empeño, pero lo que está claro es que no hay nada que hacer para desatascar la "ratonera" en la que hemos convertido a los barrios circundantes a Tamaraceite. Desde las 7 de la mañana se forma cola en la cremallera de Siete Palmas y ello va originando las retenciones en cadena de los distintos puntos negros de la Circunvalación. A ver cuándo somos serios, a los políticos me refiero, y dan la cara diciendo la verdad, que esto no tiene fácil arreglo y que chapuzas como las que han hecho en las rotondas de Lomo Blanco, lo que hacen es fastidiar más a los vecinos.
Y les adelantamos que el próximo punto negro va a estar cuando se inaugure el Acuario. Ya tiene problemas El Sebadal y la zona de El Puerto, La Isleta para salir. Cuando se inaugure les contaremos un cuento. Como siempre, en nuestra ciudad, la casa se construye por el tejado.

No hay comentarios: