domingo, 16 de octubre de 2016

«Dices Ayuntamiento y se echan para atrás»

C7.Todavía no han salido en la tele, mostrando felices la llave de su nueva casa, pero algunos vecinos de Tamaraceite ya viven en las 72 viviendas pendientes de entregar. Los que quedan en Francisco Franco, bloques que serán derruidos, no consiguen piso de alquiler que subvenciona el Consistorio porque «los propietarios no se fían del Ayuntamiento».
El proyecto de renovación de Tamaraceite arrastra más de ocho años desde que se inició. Los bloques humildes del antiguo Patronato Francisco Franco, que no cumplen los requisitos mínimos de habitabilidad y seguridad desde que se construyeron, tienen su días contados. Los primeros en ser derruidos serán los de la calle San Daniel y San Juan de Ávila. En su lugar, se levantarán dos nuevos edificios con sesenta viviendas.
Mientras la Constructora San José S. A. trabaje en ello por 4.885.204 euros, cientos de vecinos estarán en pisos de alquiler que ellos mismos deben buscar y que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria subvencionará con un máximo de 450 euros al mes, durante los dos años que dure la edificación de las nuevas casas.

Propietarios que no se fían.  «Vivo yo sola pero la casa también es de mis hermanos y quieren vendérsela al Ayuntamiento, que nos ofrece 28.000 euros. Pero, entonces yo no tengo a dónde ir. Si la casa se vende yo tengo que tener un depósito para conseguir el piso», explicó María Jesús Saavedra, que además cuenta con el handicap de que «una vez que encuentras un alquiler, como nombres al Ayuntamiento (encargado de subvencionar la cuota mensual) todo el mundo se echa para atrás», confesó. «Me ha pasado eso a mí y a otros vecino más. Los propietarios no se fían», añadió Saavedra.

La vecina Noelia González corrobora esta falta de confianza de los propietarios hacia el consistorio: «No te las alquila Ayuntamiento porque por lo visto, anteriormente, con la gente del Buque de Guerra han dejado a deber dos y tres meses de alquiler sin pagar».


Y mientras no se solventen estos problemas, los vecinos afectados por el plan de reposición de Tamaraceite tendrán que seguir soportando el mal estado de sus pisos. «En mi casa hay una humedad, un frío que hace..., que entra por las paredes. Y las tuberías rotas con aguas fecales», describe la vecina Carmen Travieso. «Los vecinos no cumplen con la ley y por eso tienen que arreglarlo, no porque nos quieran ayudar», apuntan.

No hay comentarios: