viernes, 12 de mayo de 2017

A la amistad y siempre con la amistad

Por Luis C. García Correa
La amistad es de las grandes y necesarias vivencias para la felicidad.
Tener amigos es de una importancia vital para poder hacer una vida normal.
Sin amistad no hay normalidad.
La normalidad de la vida está relacionada, entre otras, con el amor y la amistad.
Al compartir la amistad fortalecemos las creencias y convicciones, mejoramos las vivencias y ampliamos el horizonte con nuevas enseñanzas.
¡Quien tiene un amigo, tiene un tesoro invalorable, que debe conservar y proteger dándole todo el cariño, toda la amistad!
“¡La amistad es compartir!”
La amistad es para compartir lo bueno y lo malo. Es el apoyo y la ayuda para tener una vida normal y natural.
¡Compartir la vida mediante la amistad enriquece el alma, llena el corazón y amplía el amor!
Protejamos con todo el amor de que somos capaces a nuestros amigos, y llenaremos la vida de hechos que fortalecen la felicidad gracias a esa amistad.
¡Repartir amistad con amor, honestidad y sinceridad, es estar en el camino de la santidad! ¡Y es ayudar al camino de la santidad de los amigos! ¡Porque la santidad es la mayor expresión y vivencia posible de la verdadera amistad! ¡Nadie va al cielo solo, va con sus amigos! ¡Espero que me lleven mis amigos, espero llevar a mis amigos!
Dichoso quien tiene un amigo,  está en el buen camino para seguir teniendo felicidad. Al compartirla y así devolverla al amigo, nos llena la vida y nos rebosan las glorias que necesitamos para seguir teniendo una plena felicidad.
Bendito sea quien tienen un amigo, con quien comparte y reparte la amistad. Si es con prodigalidad, aumenta la felicidad y la amistad. Y llega al cénit de la felicidad si ama a sus amigos con profunda honestidad.
Hemos de procurar gozar y saborear la amistad para vivir y sentirse acompañado por el amigo, a quien tanto necesitamos tener y con el que tanto necesitamos compartir para vivir la plena felicidad.
Siempre con la amistad y a la amistad correspondiendo. Fieles al amigo y a su amistad, para ser dignos de esa amistad.


“¡El amigo y la amistad, es parte de la gloria terrenal!”

No hay comentarios: