jueves, 11 de mayo de 2017

Cuando a los Gofios solo les queda llorar

Por Antonio Domínguez
La vida no es una bella historia de amor. ww Todos hemos de pagar el precio por vivir.
¡¡Cuantos desengaños y añoranzas, que solo se pueden escribir con lágrimas!!.
Contar con la comprensión, con la conmiseración, con el entendimiento y la empatía del otro, es una gran pérdida de tiempo. Lo mejor es colgarse como un zarcillo y medrar al máximo posible; y que digan lo que quieran decir deudos y allegados: no enfadarse por nada y, ¡¡a crecer y ordeñar se ha dicho!! ya que opiniones ( de los otros) respecto de uno no son  nunca buenas; porque dan toda la gloria a sus malamañadas opiniones (los otros) que cobran fuerza en relación directa a que las nuestras (opiniones) la pierden; que ya se encargan de desprestigiarlas con inmoral, no ético, ni estético estilo y maña;  a todas las que no hayan salida de sus gordas, mórbidas cabezas. Un cerebro graso lo puede portar el individuo mas flaco.
Las enseñanzas de la vida (no las filosóficas) están muy bien para África y América del sur, en misiones, pero no en la civilización, donde el mas, no instruido, tiene carnet de chofer; sirvió cuatro años en la legión; es socio de La Unión Deportiva; y se echa a correr en todo tipo de homenaje y evento (ahora  usan echarse a correr para todo y por todo); y puede que muchos tengan en su bolsillo la cartilla de navegante. ¿ Quien puede enseñar nada a estos dechados, si no es metiéndoles pánico con el ridículo diablo?
Aquí en este mundo de primera especial … Nada de enseñar, doctrinar, aleccionar, adiestrar, amaestrar, vulgarizar, ni propiciar ordinariez-chabacanería, ni aleccionamiento- adocenado, chabacano plebeyo; ya que aun lo selecto, distinguido y original no es escuchado “por nada y por nadie”. Las grandezas humanas son comprobables siendo cuestionables; lo incuestionable son sus miserias, que brincan todas el umbral de la evidencia. Cuando llorar es el último placer que al hombre le queda, viene <>: HEBREOS 11:1. Pocas garantías da penar  penando en alabanzas y adulaciones celestiales creyendo que se puede engañar a Dios; sin haber cometido delito (a pesar de que en sus santos designios y omnisciencia aprobó la realización del delito ¡de todo delito!  ¡¡que aquí no se hace nada sin su aprobación!! De ahí su no inteligibilidad por lo humano, que encima, trata de ponerse a su altura y blasfema con eso de: a su imagen y semejanza; porque lo dice la biblia, el libro mas fabuloso y de entretenidas lecturas) la penitencia la lleva de continuo el pobre ser humano, en el miedo terrible al ridículo diablo;  y también lleva las penitencias del penitente que está penando, desde que nace, hasta que se muere; como si Dios fuera a hacer daño mínimo al bandido mas grande que Él mismo a creado bandido; según su santa voluntad.
En este mundo de mentecatos, decía mi padre (bien es verdad que era hombre de muy pocas letras), que, <>. Yo declaro  que se refería a la chatarra entre sí, y que no se refería a personas de verdadero saber.
Entre toletes no vale sentirse compungido por  faltas de respeto e irreverencias y menosprecios; valen solo los que driblan y quiebran engaños y esgrimas, para que nada les pueda afectar y estar en disposición de sacarles a todos hasta el corazón. Esto de sacarles el corazón paralelamente (no es literal), no es sino sacarles el último provecho y céntimo que nos permita su torpeza en este mundo; andando muy de prisa, y primero, antes de que las cañas se vuelvan lanzas, convirtamos nuestra caña en jabalina; convencidos que Dios no permitirá se le toque un solo pelo al hombre malo y que, por su voluntad lo creó rematadamente malo. Que no se crean los cumplidores de “preceptos” van a tener ventajas sobre nadie que Dios creó igualmente. Si me quieren aleccionar con lo del líbero arbitrio (libre albedrio), les ruego lean a Schopenhauer en <> premiado por la academia noruega por des montante de la filosofía oficial, para que aprendan, en su defecto, importantes, definitivas, imprescindibles cosas que aun les faltan por saber; si fuera el caso de que creen ser dueños de la propia voluntad. Ese es un cuento con millones de noches trasnochando y que hay que llevarlo de una ves a su lugar descanso se oponga quien se oponga; que si es de esta tierra, será un hombre como  todos, o peor que todos, por lo que insisto; es obra de Dios y no le pasará nada en el mas allá haga lo que haga. ¡¡no tengan miedo, relájense, vivan tranquilos, no teman a quien tanto les quiere y les ha hecho únicos, como a cualquier ser que es uno por y para sus designios” ni Rodrigo Rato tiene nada que temer ante su creador. Infinitamente bueno, sabio, poderoso, principio y fin de todas las cosas. Por consiguiente, obsérvese que se dice fin, o sea, fin de los hombres inmersos en materia; no atiborramiento de los cielos donde no estarán ni buenos ni malos. Que ya los malos viven un infierno en la tierra. ¡¡Este sí que es un infierno en el cual quema hasta la mas fresca brisa!!
¿No comprenden que eso de la cólera de Dios es una blasfemia: decir que Dios se calienta como si le cantaran un injusto penarte a su equipo? ¿no comprenden que Dios está mas allá de nuestra imagen y semejanza y no se puede erigir ningún hombre en enseñador  a entender y arbitrar sus designios –¡¡sea quien sea!!; los hombres son en esencia y ante Dios, todos, exactamente iguales vistan como vistan y coman lo que coman por lo que entran en esta cuita hasta los antropófagos? Qué lo quieran ustedes o no, son también hijos de Dios igual que la mas valiosa reliquia que en el mundo es. Es de Dios ¡¡todo, es de Dios!! No teman, sean felices, duerman tranquilos. Si alguna vez hicieron daño, por favor, no teman, Dios no es un enemigo que se parapeta con pistola engatillada tras un muro para pegarle un tiro al que se equivoca. Por favor recapaciten y quítense de martirios absurdos; que hasta a Dios llenarían el pecho de lástima y pena. Ya que la felicidad es cosa de mentalidad y la libertad es una quimera, tengamos paciencia y vivamos y en tranquilidad de que el mas grande padre no nos castigará. Yo SÉ  que esa es la gran mentira del Dios vengador, la que ha traído a los hombres por las mazmorras horribles del miedo. Solo puedo decir que, ánimo y a repensar toda la existencia. No encontrarán libertad y felicidad porque eso es imposible, pero si se alcanza (trabajándola mucho) la tranquilidad.


No hay comentarios: