domingo, 9 de junio de 2013

Carta al Viento: ¡Cumpleaños Feliz!

Por: Jesús Vega Mesa
El otro día, en un programa de la TV canaria, preguntaban a los transeúntes, según me comentaron, que si sabían que un grupo de curas de nuestra isla habían celebrado sus Bodas de plata o de oro. Y algunos, despistadillos al parecer, se quedaron de piedra y comentaron asombrados:
-No me diga usted que D. Pedro, mi párroco se ha casado
-¡Ay que ver cómo están los curas!
Cincuenta o 25 años de cura, si se ha trabajado con ilusión, con respeto, con tolerancia, con paciencia, con fe, dan para mucho y merecen el reconocimiento de la sociedad. Enhorabuena. 
A los niños, ya se sabe, les gusta celebrar su cumple. Y cuando acaban uno ya están pensando en el del año siguiente. El otro día, en medio de una misa, un niño levantó la mano dirigiéndose al cura.
-¿Quieres decir algo?
-Sí. Que hoy cumplo diez años.
Estupendo. Hay que aprovechar todas las ocasiones para anunciar las cosas importantes como es cumplir los diez primeros años. Y, como los mayores estamos aprendiendo mucho de los niños, ¡ya era hora!, no se extrañen de que, cualquier día, uno de esos diputados que se duermen en el congreso o que nunca hablan, levanten la mano o se acerquen al atril para proclamar:
-Hoy cumplo 51 años… y por cierto nunca había hablado por estos micrófonos….
Hombre, la verdad, para que digan otras tonterías que a veces les escuchamos, casi mejor que nos digan los años que cumplen. Total, tampoco les vamos a hacer caso…
Un amigo mío cumplió hace unos días nada menos que 69 años y no vean la alegría que le dio ver reunida a media parroquia con una fiesta-sorpresa de esas que suelen preparar los adolescentes. Pues al cura del que les hablo, el acto le supo a gloria y hasta se emocionó. Y comentó que nunca se había sentido tan “joven” en medio de aquellos niños, dieciochoañeros y adultos que le hicieron tan magnífico regalo. Por otra parte quedó “demostrado” que los curas son personas humanas y que, ni la gente está tan alejada de la Iglesia, ni los párrocos están viviendo en la luna. Que están presentes, casi todos, en las tareas más religiosas y sociales del pueblo y al mismo tiempo con una relación personal, amigable y alegre con los parroquianos. Los fallos, que también hay, vamos a dejarlos para otro día.
Hay otros aniversarios seguramente más serios. Por ejemplo el del Centro de Orientación Familiar (COF) que dirige el sociólogo Fermín Romero. 35 años cumplió hace poco y lo celebró con mucho entusiasmo. No en vano es el único centro de mediación familiar que funciona en nuestra provincia. Por allí han pasado miles de parejas que han encontrado un espacio de escucha, diálogo y orientación para mantener vivo el respeto y el amor en el hogar. A Fermín y al COF les deseo que continúen viviendo el acontecimiento con la alegría de los adolescentes, que la labor lo merece. Y que sigan cumpliendo muchos años más.
Merece también celebrar los cumpleaños de acontecimientos que han marcado la historia de muchos colectivos. Los 50 años del Concilio Vaticano II, o los 25 años del Sínodo de la Diócesis de Canarias. O los 100 años de la aviación en nuestras Islas, los 10 años del Estadio de Gran Canaria, los 25 años del Imserso o los fructíferos años que lleva la labor social de distintas ONG, Cruz Roja, Protección Civil, Cáritas, servicios sociales de los ayuntamientos, Ampas, Obra Social del Hermano Jesús, Yrychen,…Celebrar todos estos cumpleaños produce alegría y estimula a seguir un trabajo solidario que muchas veces se hace muy duro y que siempre es necesario. Hay otros aniversarios, que mejor será olvidarlos: Los 45 de de Eta. Algunas leyes y estatutos emanados del gobierno. Esos los celebraremos cada año, … a partir de que desaparezcan.
Y los buenos, que sigan sumando años. Este día brindo por todos ellos. ¡Feliz cumpleaños!

No hay comentarios: