jueves, 22 de mayo de 2014

Diario de un cura: Vivir el Hoy y el Ahora.

Por Suso Vega
Llevo quince días en una nube. No pensaba que me fuera a sentir tan bien a pesar de no estarlo tanto. Camino mal, me duelen los pies hinchados, sólo salgo de la casa a rehabilitación, la herida me es molesta y siempre con peligro de infección, las curas son algo molestas, no aguanto mucho sentado en ningún lugar, algunos medicamentos resultan desagradables…. y sin embargo me siento realmente feliz. Desde que salí del hospital sólo tengo motivos para dar gracias a Dios. En primer lugar por toda la gente que me trata tan bien, con tanto cariño. Creo que son la caricia de Dios compensando otros momentos malos anteriores.
Por ejemplo hoy, como cada día, empiezo el día bien temprano, con entusiasmo. Mi primera conexión es RezandoVoy, ese ratito, a veces en la misma cama, en la que escucho la Palabra de Dios del día y que me da impulsos para seguir.
Justino me recoge con una sonrisa cada mañana y me lleva a rehabilitación. El ambiente allí, en Fremap, es muy agradable. Juan Carlos pone sus conocimientos y su experiencia y sus risas y su buen humor haciendo amable el rato que estamos allí. Y allí me encuentro siempre con gente conocida: Pino la del Coro, Carmelo del Cruce, Gonzalo mi ahijado… Parece el momento de recreo en un colegio. Juan Carlos me apura, salgo cansado, pero con más agilidad y más alegría.
Y al llegar de nuevo a la parroquia, siempre alguna sorpresa. La visita de alguien que acompaña un rato en la casa. Por ejemplo hoy, Pino y M. Y más tarde Juanito, el enfermero que con tanta generosidad se acerca cada día a curarme. Me admira su disponibilidad. Me gustaría aprender de él.
Luego vienen las tardes cargadas de visitas, de diálogo, de entretenimiento, de escucha. Esta tarde, Nena, Rosa, Dámaso, Paco y esposa, Adela, Paky, Javi, Tinín, Teresa, Luis, Mayu…Me sorprenden algunos jóvenes que vienen espontáneamente y me avergüenza un poco cuando algunas personas traen un queque, unos bombones, un dulce… Lo agradezco, pero preferiría que vinieran sin nada entre las manos.
Tengo apetito y como bien y abundante. No ha habido un solo momento después de estar aquí en el que me haya sentido mal ni regular. Siempre bien. Habrá que estar preparado para todo. Pero habrá que vivir y disfrutar este momento que Dios me está regalando. No me gusta mucho hablar del pasado, de estos meses últimos. Prefiero hablar y vivir este “ahora” que me parece más bien un regalo divino. Sean pocos o muchos días los que ahora me toquen, el momento presente, este, es el más importante. Quiero seguir disfrutándolo y compartiendo. ¡Gracias, Padre, por estos momentos, por este momento!

Frases sobre vivir el presente que más me gustan

Solo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir. Dalai Lama

Por tanto, no se preocupen por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. A cada día le bastan sus propios problemas. Mateo 6.34

El tiempo no es en absoluto precioso, porque es una ilusión. Lo que usted percibe como precioso no es el tiempo sino el único punto que está fuera del tiempo: El Ahora. Este es ciertamente precioso. Cuanto más se enfoque en el tiempo -pasado y futuro- más pierde el Ahora, lo más precioso que hay. Eckhart Tolle
Date cuenta profundamente de que el momento presente es todo lo que tienes. Haz del Ahora el enfoque principal de tu vida. Eckhart Tolle

Se llama El Presente porque de todos los regalos que puedas recibir este es el mas valioso. Spencer Johnson

-¡No tengo tiempo para ti en este momento! -¿Pero si sólo tienes este momento?. Película El Guerrero Pacífico

Dicen que tuviste un muy gran y sabio maestro, a ver dime ¿A qué era lo que tu maestro le daba mayor importancia en esta vida? -Pues a aquello que estuviera haciendo en ese momento.

2 comentarios:

Pedro Domínguez Herrera dijo...

Una agradable sorpresa. Muy feliz por tu recuperación. Todos los que te conocen te quieren y te aprecian... Te deseo lo mejor.Pronto te repondrás y volverás a ser el de siempre...

Una antigua feligresa dijo...

Que alegria verle por aqui Don Jesus. Mejorese mucho y siga regalandonos lindos escritos como este. Un abrazo