viernes, 12 de febrero de 2016

la Justicia Social

Por Luis C. García Correa
La justicia social es la justicia por necesidad.No respetar a la persona humana y desconsiderarla, por no vivir la justicia social, es un pecado de lesa humanidad.
Los seres humanos no tenemos precio: la grandiosidad y magnitud del ser humano es tal, que obliga, sin distinciones, al respeto y acatamiento a la justicia social.
“¡La justicia social es el respeto y consideración a la persona sin la menor limitación!”
“¡La justicia social es el cimiento de la felicidad, si es en libertad!”
Sin libertad no hay justicia social ni personal.
“¡Amar al ser humano debe de ser una pasión, por la justicia social!”
No hay vida humana cuyo valor sea incalculable y que no sea merecedora de la plena justicia social.
Hablar, decir y no hacer la justicia social por las personas con autoridad, es una de las grandes demostraciones de la maldad.
El mal se ha desarrollado con la globalización, porque no hay una mayoría que tiene y practica la justicia social.
Vivir sin justicia social es tener paro, miseria, falta de recursos a la Seguridad Social, tener sueldos inmerecidos... y así un largo etcétera que todos conocemos, si vivimos en un país sin justicia social.
La justicia social es un derecho inalienable e irrenunciable.
Quien falte a la justicia social es reo de condenación personal y social.
Quien respete y acate guardando las leyes naturales de la justicia social es un bendito que camina derecho a la santidad.
La justicia social es una obligación y una necesidad.
La justicia social es el bien de la sociedad.
La justica social es la justicia de la sociedad.
Sin justicia social no hay bien y sí mucho mal.
La justicia social es ayudar.

No hay comentarios: