sábado, 11 de junio de 2016

Yanely abre las Fiestas Fundacionales hablando de Almatriche y Hoya Andrea

Así lo recoge Alberto Castellano y Amparo Montero en el artículo de La Provincia DLP titulado "

Yanely abre las Fiestas Fundacionales bajo la lluvia

La actriz recuerda en el pregón su niñez en Almatriche y su juventud en el Instituto Pérez Galdós

LPDLP. Yanely Hernández ha dado esta noche el pistoletazo de salida a las Fiestas Fundacionales con un alegre pregón que leyó bajo un paraguas que le cubrió de la lluvia que cayó durante el acto. La anunciadora de los festejos de San Juan repasó su vida, que ha estado estrechamente vinculada a la capital grancanaria desde su nacimiento hasta su consagración profesional como actriz. Por la plaza de Santa Ana pasaron sus vivencias en Almatriche, Hoya Andrea, San Lorenzo o Canalejas, donde jugó,estudió y también se enamoró. El discurso, que siguieron varios cientos de personas, finalizó con un homenaje a las canciones canarias, como el Arrorróo el Somos Costeros, que sonaron para dar comienzo a 16 días de celebración.
La dicharachera presentadora empezó el pregón "alucinando" por haber sido la escogida para abrir dos semanas de actos. "Cuando me avisaron pensé: ¿Será que me voy a morir y no me han dicho nada?", comentó Hernández, que continuó echando flores a la ciudad "cosmopolita, abierta, viva" que le vio nacer. Y es que "Las Palmas de Gran Canaria sabe cómo tratar al que vive aquí desde siempre, al que está de paso, al que vino de fuera para quedarse y al que se fue y desea volver".
El discurso se trasladó entonces a Almatriche, esa hilera de casas en torno a una recta donde la intérprete comenzó a dar sus primeros pasos. Apareció el nombre de Sionita, frente a cuya casa una pequeña Yanely jugaba al elástico, o la tienda de ´Cá Manolito´, donde "fui creciendo con flanes de diez fiados". Llegaron las carreras de sacos durante las fiestas o ese proyecto fallido de arquitecta, que estuvo alimentado con la construcción de casetas. Sin olvidar las verbenas en Hoya Andrea. O la visita del "¡gran Manolo Vieira!". "Mi madre me puso mi mejor ropa y esa tarde, escuchándolo, entendí que ser canario era la bomba".
El camino trazado por Yanely siguió por el "estrecho" y "peligroso" puente del Rubio, que cruzaba "con el culito pegado a la acequia". Y continuó en el camposanto de San Lázaro, el lugar escogido por los pequeños para jugar. "Ahí puedes gritar que a nadie le molesta", señaló entre risas. "Ya te dije que en Almatriche no había parque y el cementerio es lo que estaba más cerca", agregó.
E iban pasando los años. Una Yaneli adolescente descubría nuevos mundos fuera de aquel conjunto de viviendas de construcción propia testigo de su niñez. Y así, "sin darme cuenta", dejó el Colegio Andalucía por el Instituto Pérez Galdós. "Ahí me enamoré de las letras gracias a Nicolás Guerra, y no me refiero precisamente a la letra de la hipoteca, sino a la literatura, el teatro, a las artes escénicas". Fueron años de "muchos libros, muchos conciertos" y de "algún que otro tirón de orejas" por parte de doña Pilar, su madre. También llegaron los primeros besos en el parque Doramas y Canalejas.
Y entonces apareció un hombre que marcó su vida: Israel Reyes. Y una obra de teatro: Soy lo prohibido. "Y secretamente me juré que yo también iba a formar parte de aquella magia", contó. "Iba a ser actriz pesara a quien le pesara". Sin titubear, se preparó para alcanzar su sueño en la Escuela de Actores de Schamann. Comenzaron a aparecer nuevas amistades. "Triana me dio a Amayra, San Juan a Matías Alonso, San Cristóbal a Mingo Ruano, La Feria me trajo a Lili Quintana, La Isleta a Ramón Rodríguez, El Secadero a Lupita y Alejandro...". Entre esas personas que marcaron su vida estaban sus amigos, hermanos y padres. "Por esta ciudad pasa todo lo que amo".
Para concluir, Yanely Hernández convidó a las casi 400.000 almas que habitan en el municipio a disfrutar de las Fiestas Fundacionales. "A todas quiero invitarlas a que vivan estas fiestas de San Juan con la misma alegría con la que salen a la calle en Carnaval, que yo les he visto". Y acabó el pregón, después de un popurrí de canciones típicas canarias, al grito de "¡felices fiestas!".

No hay comentarios: