sábado, 20 de abril de 2013

Un homenaje para ´saborear y mejorar

Don Luis junto a la Concejal Carmen Guerra, el Vicario de
la Diócesis y su nieta. Fotografía: La Provincia
 
"Empujando las horas para que llegue el homenaje". Así de ilusionado se encontraba tras el almuerzo Luis García Correa y Gómez, fundador de la Asociación Canaria en Defensa de la Naturaleza (Ascan) y concejal y teniente alcalde de la capital en la década de los 70, entre otros cargos, pero, principalmente, vecino de Tamaraceite y que ayer recibió el homenaje de sus paisanos en la Casa de Cultura del distrito capitalino por su labor social y cultural.

El octogenario se mostró "agradecido" porque el reconocimiento se le hiciera en vida y no a los "200 años de muerto" en clara referencia a los homenajes institucionales que se están celebrando este año por el bicentenario de la muerte del escritor José Viera y Clavijo. Y con la sabiduría que dan los años dijo: "Así lo saboreó y me obliga a mejorar mi comportamiento en miles direcciones".

Correa se mostraba feliz y emocionado de que sus vecinos y el ayuntamiento se acordarán de él y agradeció personalmente a la concejala del distrito, Carmen Guerra, el homenaje que nunca le habían hecho los políticos. "Me debe tener un gran cariño".

El homenajeado nació hace 82 años en el barrio de Vegueta, aunque en los años 50 del siglo pasado se trasladó a Tamaraceite a una finca de sus abuelos. De allí no se movió ya. "Soy de Tamaraceite tanto o igual que los han que han nacido aquí", puntualizaba.

Diplomado en Agronomía, Correa ha sido a lo largo de su vida un gran defensor del patrimonio y de la entidad canaria en todos sus sentidos. Fundador de Ascan en 1979, la primera entidad en España en concienciar a la población de la necesidad de proteger la Naturaleza, a él se debe la recuperación del paraje conocido como Los Tilos de Moya o el parque Natural Los Pilancones, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana.

También fue concejal del ayuntamiento en los últimos años del Franquismo y antes de la Transición democrática por lo que entonces se denominaba 'el tercio de familia'. Es decir, por elección entre los vecinos cabeza de familia. En esa etapa, creó la primera Federación de Asociaciones de Vecinos de España.

"Convocaba a los vecinos a las asambleas y les decía que yo no iba a ir casa por casa; que eran ellos los que tenían que reunirse y comunicarme sus necesidades. Y se unieron. Cuando me fui del ayuntamiento había 23 asociaciones en una ciudad en el que el alcantarillado, el agua y la luz eran las necesidades primordiales", contó.

Consejero del Jardín Botánico, miembro del Museo Canario, presidente emérito de Amigos de la Catedral, entre otros muchos méritos, Correa confesó haber sido "un afortunado por vivir tan intensamente". Y, humilde, reconocía que le habían "supervalorado" para ser merecedor del homenaje.

No hay comentarios: