miércoles, 19 de abril de 2017

Se repite la historia

Por Luis C. García Correa
Con asombro y enorme preocupación oigo a quien ofende con palabras, hechos y formas a quien no está de acuerdo con sus creencias, sean las que sean, religiosas, políticas… y se queda tan tranquilo, o al menos lo parece.
¿Se están dando en España las mismas circunstancias que en los años treinta del siglo pasado? Realmente solo falta que se maten a monjas y a curas.
Esto es gravísimo. ¿A qué se debe? No lo sé porque además no soy entendido, solo lo vivo y lo digo con el mayor cariño y preocupación tratando de ayudar y no de enervar y menos ofender, incluso a quien actúa con tanto daño, rencor y odio.
La libertad se está convirtiendo en libertinaje. ¡Con lo que hemos luchado por ella!
La libertad deja de existir desde que ofendo o falto al respeto. ¿Cómo hacer ver esto a quien ofende o falta al respeto? No lo sé. Solo sé hacer esto, publicar el hecho tratando de ayudar y no de ofender y faltar al respeto.
Por favor. ¿Me pueden ayudar?   Lo necesito, porque el tema es gravísimo.
Este tema nos atañe a todos. Todos tenemos que poner nuestro grano de arena y convertir en una montaña la libertad y el respeto.
Que la libertad y el respeto se vean y se oigan desde mucha distancia porque nadie ofenda y falte al respeto sea por ignorancia o mala fe, sino que se dé cuenta, reaccione y sea educado y respetuoso, como medio necesario para vivir en libertad y tener y repartir la felicidad, y no el odio, ni el rencor, ni causar daño sin necesidad y sin conseguir lo que persigue.
¿Se repite la historia? Espero que no.

No hay comentarios: