miércoles, 2 de octubre de 2013

El Cabildo de Gran Canaria rescata y traslada a más de 2.500 lagartos de Tamaraceite

Revista Tara: El Jardín Botánico Viera y Clavijo tiene desde hoy nuevos huéspedes. Se trata de los últimos lagartos gigantes de Gran Canaria (Gallotia stehlini) capturados en la finca de Tamaraceite donde, hace unos meses y en el transcurso de unas obras de urbanización, aparecieron cientos de ejemplares especialmente grandes de esta especie. 

La consejera de Medio Ambiente y Emergencias del Cabido de Gran Canaria, María del Mar Arévalo, fue la encargada de soltar algunos animales, tras cinco meses en los que, técnicos de la Corporación y alumnos en prácticas del IES Vega de San Mateo (terminado el período formativo, llegaron a ser contratados temporalmente por el Cabildo y, ahora, por la adjudicataria de la obra: Lopesan), han capturado a cientos de estos huidizos reptiles para, posteriormente, trasladarlos a lugares más seguros. 

En concreto, y aunque la extracción total resulta casi imposible, sí se puede decir que en este tiempo el Cabildo grancanario ha capturado a más de 2.500 animales, con una media de 30-50 al día, lo que, según los técnicos, podría equivaler a un 90 por ciento de la población original. Paralelamente, se han podido rescatar 132 ejemplares de lisa variable (Chalcides sexlineatus) y 83 perenquenes (Tarentola botgeri) que son, asimismo, endemismos insulares.

“Creemos que el esfuerzo ha merecido la pena, por cuanto estamos ante la primera ocasión en que, en Canarias, se salva a un número semejante de reptiles antes de proceder a la urbanización de una gran parcela, gracias, además, a la actuación coordinada de las administraciones competentes así como de la empresa encargada de la obra”, según Arévalo. 

En ese sentido, ha sido fundamental la colaboración con el Cabildo de la empresa pública Geursa, propietaria del suelo; del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y de Lopesan, que ejecuta los trabajos e impartió, incluso, un curso de seguridad y prevención de riesgos laborales a los dos jóvenes contratados para este curioso proyecto, a los que después también fichó.

El lagarto de Gran Canaria es una especie endémica insular que se encuentra catalogada dentro del Régimen de Protección Especial, según el nuevo Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Por eso, y para dar a conocer sus características, el Cabildo ha editado un folleto con el que espera dar a conocer las singularidades de estos animales.

DEL TUBO AL BARRANCO. Para las capturas en Tamaraceite, se emplearon simples tubos de PVC con algo de comida en su interior. Al estar colocados de manera vertical en muros y escombreras, los lagartos entraban en los tubos pero después ya no podían volver a salir.

Las trampas permanecían activadas desde el mediodía hasta la mañana del día siguiente, cuando los animales eran transportados en cajas hasta los lugares en los que serían liberados. De esa forma, el traslado se hacía siempre a horas en las que los animales estaban aún muy poco activos, al haberse enfriado durante la noche. 

Primero, las sueltas se realizaron en parajes de los alrededores y el centro del Paisaje Protegido de Pino Sano, lejos de carreteras, zonas de cultivo y viviendas. Posteriormente, y dada la gran cantidad de lagartos liberados, se acudió a barrancos del interior de la isla, comprobando siempre la existencia de guaridas y alimentos que facilitasen la creación de pequeñas poblaciones.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Está muy bien eso,pero que pasa con los que hay en los solares de La Galera y proximidades del centro deportivo que las máquinas del Ayuntamiento se han encargado de eliminar aplastándolos y destrozando sus guaridas.
Me siento impotente ante esta barbarie ,todo porque las personas que viven por ahí y que han invadido su hábitat les molestan los "bichos"....y digo yo,porque se compran casas en el campo si les molesta la naturaleza?porque no se van al centro de la ciudad y dejan en paz a los lagartos que llevan aquí cientos de años?
Bueno esto es divagar ,se que es una utopía querer que el ser humano tenga un poco de humanidad...pero dejo aquí mi opinión y mi queja....no sólo hay lagartos en las obras del Gran. Centro Comercial,,eso el ayuntamiento o no lo sabe o le da lo mismo.....como de eso no se habla ,así nadie se entera,no?

Canarias dijo...

Así somos, destrozamos el hábitat de miles de lagartos, y muchos otros seres vivos, y pretendemos quedar como héroes por capturar un puñito y ponerlos en otro lugar sin ni tan si quiera estudiar el efecto que allí producirán.

Deberíamos sentir vergüenza por lo que hemos hecho con Tamaraceite, el valle de las palmeras.