jueves, 6 de junio de 2013

¿Es lícito llamar paro al tiempo libre a la fuerza?

Por: Antonio Domínguez
Sin industria, sin fuentes de energía fósil, aquí, el paro excedente de la masa privilegiada real, que trabaja, no ha llegado como consecuencia del robo del tiempo del trabajo ajeno por la gran mecanización en que la riqueza social (en otros lugares, no aquí) descansa hoy; ni en la base que la inexistente industria a gran escala haya creado; ni completas automatizaciones han abierto la dimensión del tiempo libre. ¿Es lícito llamar paro al tiempo libre, puesto que hay un sector de capacidad absorsiva de mano de obra como es la agricultura (perdonen la insistencia patalética, es lo único que nos queda)  abandonado? ¿Qué futuro arman? ¿El de los tatuadores; canchas deportivas; cursos de formación; voluntariados mil? Ante la inviabilidad  de las industrias que resistan el nombre de  cadenas de producción aquí, ampliamente contemplado el concepto industria; hay que generar una fuerte resistencia en las formas de vida y trabajo autóctonas y tradicionales –una resistencia que no debe ser abandonada incluso ante la muy tangible perspectiva de una vida mejor y más fácil (pero no sin trabajar como ahora); que quizás con el tiempo, una caña ¡y un brinquito! pudiéramos tener al alcance de la mano.
El progreso canario es posible en realidad en las áreas donde los recursos naturales  -sembrar-cosechar- ganadear-lechear-carnear-quesear- pescar; de ser liberados de la usurpación supresora serían suficientes no sólo para la subsistencia sino también para una vida humana (POR LO MENOS SIN UN SOLO PARADO). Y donde no lo son (los secarrales desde el túnel de La Laja hasta “las inmensas Tirajanas”) ¿no pueden ser hechas suficientes, esas grandes superficies, mediante la ayuda gradual y fragmentaria de la tecnología, dentro del marco de las formas tradicionales? ... Hablen con el catedrático Don Roque Calero aunque sea por una vez: ¡¡que no muerde, pardiez!! No se nos esconde (sabemos) que no tienen ustedes una perra, pero, pueden ir haciendo planes y estudios guiados por el catedrático por si llegaran a dinero empezar “a tocar las maracas” como Don Roque indique. ¡Aunque solo sea para que el canario en inmenso atolladero metido, tenga esperanzas de salida! Tengan caridad humana ¡¡¡Digan algo!!! Aunque ese algo, como todo, también sea mentira, o, preámbulo para mentir. Es exactamente igual… ¡¡¡PERO RESUELLEN, POR FAVOR!! Tengan rozones y digan de una vez lo que hay. No me parecería mal y sí muy humano, que estuvieran a buen recaudo; utilizando con tino el avión, para cuando la gente se enterara.


No hay comentarios: