sábado, 8 de junio de 2013

Moverse por interés, moverse por convicción

Por: Esteban G. Santana Cabrera
El otro día escuché al señor Obispo una frase que me hizo reflexionar: "no es lo mismo moverse por interés que por convicción". Y cuánta razón tiene.
Si pensamos en la vida política nos vendría a la cabeza muchos políticos que les mueve el interés personal y de partido, el repetir en las listas a costa de lo que sea y pensando en asegurarse un futuro profesional o económico. Desgraciadamente son los menos a los que les mueve el interés general, el interés del ciudadano o de la comunidad, o lo que es lo mismo, la convicción. Nos costaría incluso decir algún nombre.
Pero esto no lo podemos focalizar solamente en la vida política sino en todos los ámbitos de la misma. Por ejemplo en la educación, si primara en algunos docentes la convicción o la vocación en detrimento del interés personal, seguro que los problemas serían menores. Si las familias se implicaran más en la educación de sus hijos otro gallo cantaría. Con esto no quiero decir que los problemas de la educación sean culpa únicamente de los docentes interesados en el sueldo y las vacaciones o en trabajar a reglamento o de las familias "desinteresadas" en la educación de sus hijos, pero menos problemas sí que habría, ¿o no?
A buen seguro que en sanidad, si a muchos profesionales sanitarios les moviera las convicciones ¿ustedes creen que estarían las listas de espera tan engrosadas? Y de los curas no hablemos porque tampoco dejaría títere con cabeza, aunque gracias a Dios en nuestro pueblo hemos tenido suerte en los últimos años.
Y del ciudadano en general, al de a pie, a cualquier profesional o no, si nos movieran las convicciones, el interés general, no habría unas calles tan sucias, unos parques tan desarmados y descuidados, algunas fachadas de pena, unas playas sin colillas, unos compartamientos incívicos, etc, etc... 
Afortunadamente en esta sociedad nuestra, aunque son los menos, todavía hay gente que se mueve por convicción. Que sea esa gente la que alumbre nuestra vida. Lo difícil, encontrarlos. Juntos sí que podremos cambiar este mundo interesado.

1 comentario:

Pedro Dominguez Herrera dijo...

Un mundo mejor es posible si mejoramos la educación...cuando todo esta dicho y bien el comentario es testimonial...