jueves, 1 de agosto de 2013

De alguna manera y un poco por...

Por: Antonio Domínguez
En Tamaraceite ha ocurrido de todo lo que en el mundo ocurre. Ha habido personas de lo mejor. Ha habido momentos de felicidad individual casi comparables al éxtasis de Santa Cecilia (la felicidad colectiva a grado sumo no se da en ningún sitio). En Tamaraceite se han producido profundos agradecimientos cuando un hombre ha conseguido un trabajo a la sombra y que le garantiza toda la vida. En Tamaraceite se han llevado los ángeles en volandas, las almas de personas felices, a pesar de moribundas; porque sienten ya los alivios propiciados explícita y materialmente por el sacerdote, que para ello se vale de los sagrados auxilios. En Tamaraceite se han compartido presentes y viandas los vecinos. En Tamaraceite se han repartido las trompadas (no se las han llevado solo un par de majaderos). Como por arte de magia, todos en las refriegas de los sábados, nos hemos llevado 119, 120 o 121. La diferencia oscila en una sola piña más o menos. Por eso hoy cuando el tren está a punto de partir para ya jamás volver, somos tan entrañablemente amigos; de máxima buena voluntad y respeto.

Ahora vamos a decir lo mismo pero en lenguaje no de los móviles, sino en el empleado en televisión cuando entrevistan a personas tenidas por relevantes que sin exagerar así se expresan. Voy a recargar para que se vea bien la diferencia.

En Tamaraceite, DE ALGUNA MANERA (jamás se refieren la manera concreta) ha ocurrido de todo UN POCO POR… (Jamás dicen tampoco del poco de que se trata) ¡Casi comparable al éxtasis de Santa Cecilia! La felicidad a grado sumo no se da… UN POCO POR…

DE ALGUNA MANERA en Tamaraceite se han producido imponentes agradecimientos… UN POCO POR… DE ALGUNA MANERA cuando un hombre ha conseguido un trabajo a la sombra que le garantiza para toda la vida, UN POCO POR… y DE ALGUNA MANERA. 

DE ALGUNA MANERA, UN POCO, los ángeles, UN POCO POR… en volandas se han llevado almas de entre vapores de felicidad DE AL GUNA MANERA, a pesar del trance agónico, después de que sacerdote le administraba los sagrados auxilios. UN POCO, en Tamaraceite se han repartido presentes y viandas los vecinos DE ALGUNA MANERA; que hasta el momento desconocemos esa manera.

En Tamaraceite se han repartido las trompadas; aquí si podemos acudir a todas las maneras que hay para eso… UNPOCO POR… la diferencia se ha dicho es de piña mas, piña menos. Ya aquí no se sabe si UN POCO POR o porque el tren esta punto de partir para no retornado viaje. “DE ALGUNA MANERA” ¡somos entrañablemente amigos de máxima buena voluntad y respeto! DE ALGÚN MODO dado o buscado.

Nunca sabremos que es ese UN POCO POR, ni esa ALGUNA MANERA QUE TAMPOCO SABREMOS NUNCA QUE ES Y DONDE ESTÁ.

Una ley de educación ¡ya! Despolitizada. Atendiendo al idioma en máximo grado; para no tener que pasar por el bache de escuchar y asumir un/una educadores recurriendo a “DE ALGUNA MANERA” y dejando una laguna como el mediterráneo –que se la saltan- sin explicarnos en que caray consiste esa dichosa manera escapatoria para no tener que leer y prepararse los temas. Y ya lo de UN POCO POR, no lleva mas comentarios.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Te voy a contestar de alguna manera por aprecio y un poco por el vacilón, pero sin dejar la sonrisa (un poco por socarronería y de alguna manera por aprecio). Sí, amigo, aquí andamos metidos y metitres, o sea cinco han caído en la trampa, de los cuales pienso que los dos primeros lo han hecho un poco por descuido, mientras que el tercero de alguna manera fue imprudente, y los dos últimos -no me cabe duda alguna- se metieron otro poco por afán de figuroneo. Gracias. Adolfo García.